Detienen a "El Gavilán" presunto líder de Los Templarios

lunes, 11 de julio de 2016
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Agentes federales detuvieron a Edilberto Bravo Barragán El Gavilán, presunto líder de Los Caballeros Templarios en la región de la Costa Grande de la entidad. La captura de Bravo Barragán, señalado públicamente por sus presuntos nexos familiares con Alejandro Bravo Abarca, actual jefe de la oficina del gobernador Héctor Astudillo Flores, se realizó ayer en el balneario conocido como Barra de Potosí, ubicado en el municipio de Petatlán, indican reportes oficiales. Dichos reportes refieren que El Gavilán fue detenido al interior de una casa de playa propiedad del líder perredista Esteban Cárdenas Santana, exsíndico en la pasada administración municipal y miembro del grupo político liderado por los hermanos Carlos y Crescencio Reyes Torres, quienes actualmente se desempeñan como diputados del PRD en la LXI legislatura local. Los hermanos Reyes Torres son dos personajes de negro historial vinculados públicamente con el narco. Ambos fueron alcaldes de Petatlán postulados por el PRD y actualmente son aliados políticos del gobernador Astudillo, de acuerdo con reportes oficiales. Junto a Bravo Barragán fueron detenidas tres personas más y todos son acusados como responsables de la ola de violencia que se vive en el balneario de Ixtapa-Zihuatanejo y los municipios de La Unión y Petatlán, según las autoridades federales. Edilberto Bravo también es señalado como uno de los principales traficantes de estupefacientes como cocaína y precursores químicos procedentes de Colombia y China. La mercancía ilegal llega a la zona costera y específicamente al puerto marítimo ubicado en Lázaro Cárdenas, Michoacán, considerado como la zona de abastecimiento de narcóticos a los Estados Unidos por la ruta del Pacífico. La detención de Edilberto Bravo se realizó luego de que el pasado 8 de mayo, la Policía Federal detuvo a cinco de sus pistoleros en el poblado de San Jeronimito, entre ellos a Jesús Gilberto González Lobato El Guacho, señalado como jefe de sicarios del grupo delictivo afincado en Petatlán. Este hecho se registra en un contexto de violencia extrema en el estratégico corredor de drogas de la Costa Grande de Guerrero, donde los grupos criminales que actúan bajo el manto protector de las autoridades de los tres niveles, el Ejército y la Marina rompieron una tregua que mantenían desde 2014. Hasta hace unos meses esta franja de la entidad estaba bajo control del grupo denominado Guardia Guerrerense –dirigido por Alberto Bravo Barragán El Gavilán, afincado en el municipio de Petatlán– y señalado como una extensión del Cártel Jalisco Nueva Generación, indican reportes oficiales. Actualmente, la gavilla denominada Guardia Guerrerense que lidera El Gavilán mantiene una brutal confrontación con una escisión de esta organización denominada Sangre Nueva Guerrerense. En esta zona, el gobernador priista Héctor Astudillo Flores anunció uno de los cinco proyectos estratégicos de su administración, enfocados en el desarrollo de un puerto marítimo en el municipio de La Unión, lugar controlado por el narco.

Comentarios