El Bronco derrota a maestros… en 'cascarita” futbolera

martes, 19 de julio de 2016
MONTERREY, NL (apro).- El gobernador Jaime Rodríguez Calderón se quitó por un rato las botas y se calzó tenis para echar una “cascarita” en plena Macroplaza con profesores de la localidad. Y hasta un gol anotó. Por el bando de El Bronco se puso de portero el secretario general de Gobierno, Manuel González, quien tuvo algunos lances. El singular encuentro ocurrió cerca de las 18 horas en la Explanada de los Héroes, cuando los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, grupo Coordinación de Regiones, invitaron al mandatario a jugar. Rodríguez aceptó y convocó a su equipo a González y a otros integrantes de logística. En el lado de los mentores hasta dos maestras le entraron, una de ellas con vestido, para patear el balón. Se hicieron dos equipos de cinco elementos para jugar una reta. Los profes dijeron que el juego era una manera de protestar creativamente contra la reforma educativa. Fue un espectáculo ver a González, el circunspecto negociador político del Gobierno de Nuevo León, corriendo detrás de la pelota, buscando acomodarse, enfundado en su guayabera blanca de manga larga y despejando con sus zapatos de charol. El gobernador, por su parte, hacía un esfuerzo para alcanzar la pelota y, ocasionalmente puntearla. El momento culminante de la tarde ocurrió cuando El Bronco recibió la pelota y en una media vuelta tiró a marco, agitando la barriga, bajo su guayabera de manga corta. Con el disparo, el mandatario cayó de rodillas, pero anotó. Y así, de hinojos, levantó los brazos al cielo para celebrar el tanto. Los dos equipos estuvieron peloteando durante unos diez minutos, tras los cuales se dio por terminado el encuentro, con marcador de 2-0 a favor de la escuadra de El Bronco. Cuando el gobernador se retiraba a su oficina, fue abordado por los otros maestros de la CNTE, los del Colectivo de Maestros, quienes le reclamaron que no los atendiera. En respuesta, el mandatario los escuchó y les pidió que no bloquearan las calles en sus manifestaciones. Agitado aún por el derroche físico, y con el cabello alborotado, dijo que aceptaba cualquier tipo de manifestación de inconformidad de los mentores, aunque los invitó a expresarla ordenadamente, sin afectar a peatones y automovilistas. “Si ustedes me dicen que van a protestar, está bien. Incluso les proporcionamos seguridad y les ayudamos a que lo hagan bien. Si quieren expresar su inconformidad, encantados. Pero no hay que tapar. Los que van por la avenida Constitución, son miles de personas, que buscan a su hijo a la escuela, a ver un enfermo, a trabajar, toda esa gente también es de Nuevo León”, les dijo y los llamó a reflexionar. De cualquier manera, a las 19:00 horas, unos 30 maestros efectuaron una minimarcha por calles del centro de la ciudad, para las que tomaron un carril sin afectar la vialidad.  

Comentarios