Cementera transnacional pide a Semarnat ampliar área y concesión de planta en Colima

miércoles, 20 de julio de 2016
COLIMA, Col. (apro).- Ante el final de la vida útil de la actual cantera que explota para la producción de cemento, la transnacional Holcim Apasco solicitó autorización ambiental para ampliar su área de extracción de caliza y continuar por 20 años más el periodo de operación de su planta en el municipio de Tecomán. Poseedora de una superficie de 80 hectáreas de explotación en el Cerro de Caleras, la cementera de origen suizo pretende extenderse 39 hectáreas más hacia el norte en un predio de su propiedad, de acuerdo con el proyecto entregado en mayo pasado a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Para la puesta en marcha de este proyecto de ampliación, la empresa considera una inversión de 25 millones de pesos. La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) refiere que el terreno del que se busca extraer la caliza presenta actualmente una cobertura forestal de selva baja caducifolia, pero se prevé la rehabilitación de la totalidad de la superficie al término de los 20 años de vida útil del proyecto, durante un periodo adicional de cinco años. “La implementación se realizará bajo un sistema de gestión ambiental certificado en ISO 9000 para minimizar, evitar y en su caso controlar los aspectos ambientales negativos que pudieran generarse”, señala el estudio. Según los cálculos realizados, en la zona propuesta existen 52 millones de toneladas (Mt) de caliza superior, que “debido a su pureza, este componente es aprovechable de manera integral, por lo que no se requerirá la creación de un botadero. Considerando una producción anual de 3.1 Mt de mezcla cruda más 240 mil toneladas de caliza aditiva, los recursos pétreos mencionados alcanzarían al menos para 20 años de operación”. El minado del yacimiento, expone la MIA, se efectuará mediante el método de bancos a cielo abierto con uso de explosivos, bajo las indicaciones del Reglamento de Seguridad en Canteras de Cementos Apasco. “La cantidad de explosivos utilizada mensualmente —explica el documento— es un promedio de 17 toneladas de alto y bajo explosivo. La proporción alto explosivo/bajo explosivo es de 5/95. El alto explosivo es una emulsión o hidrogel que inicia la detonación para el bajo explosivo o ‘agente explosivo’ como se le conoce en minería”. El estudio sostiene que para el uso de los explosivos se toman medidas de seguridad y mitigación de ruidos, como el uso de una detonación secuencial mediante un iniciador (EZDET), lo que detona sólo un barreno a la vez entre intervalos de tiempo muy pequeño. Dicha técnica, añade, tiene varias ventajas, pues no requiere cordón detonante, lo que elimina ruido y vibración, además de que disminuye el nivel de ruido-vibración por el mecanismo de difusión y la no-acumulación del explosivo de todos los barrenos. Entre las principales medidas de seguridad, dice, se evacúa a todo el personal en cantera previo a la detonación, se selecciona un horario fijo previo a la entrada del segundo turno y en el momento de salida del primer turno y se utiliza un señalamiento auditivo mediante una sirena al menos cinco minutos previos a la detonación. Desde el pasado 6 de julio, la Semarnat inició el proceso de evaluación de la solicitud de este proyecto.

Comentarios