Empleados despedidos del Sistema de Agua toman planta abastecedora en Veracruz

miércoles, 20 de julio de 2016
XALAPA, Ver. (apro).- Gran parte de los municipios de Veracruz, Boca del Río y Medellín de Bravo –donde radican más de 750 mil habitantes– se encuentran sin agua a raíz de la extinción del Sistema de Agua y Saneamiento (SAS), convertido ahora en una empresa privada que administran las compañías brasileña Odebrecht y la española Aguas de Barcelona. Luego de que ayer se declaró liquidado el SAS –concesionado por las autoridades municipales de Veracruz, Boca del Río y Medellín–, cientos de trabajadores del Sindicato “Teniente José Azueta” tomaron este miércoles las instalaciones de la planta abastecedora en El Tejar, inmueble administrativo del sistema, e irrumpieron a “huevazos” y patadas en el Palacio Municipal del Ayuntamiento de Veracruz después de ser despedidos. “Nosotros tenemos la mano de obra calificada, la capacitación, ellos están contratando gente de fuera, sin experiencia, pero con salarios más bajos y con ningún compromiso laboral”, dijo la líder sindical Angélica Navarrete. Además señaló que de acuerdo con diversas facturas, cuyas copias fueron entregadas a Apro, alcaldes, exalcaldes, directores y exdirectores del SAS se beneficiaron con contratos para proveer de insumos a ese órgano y desviaron recursos para campañas electorales. El alcalde porteño Ramón Poo Gil difundió hoy un comunicado para repudiar los actos de violencia y la “perturbación de la paz social”, luego de que cuadrillas del SAS adheridas al sindicato rompieron las puertas del Ayuntamiento y agredieron a empleados municipales. “Angélica Navarrete, en un acto desesperado por mantener engañados y controlados a excolaboradores del extinto SAS, incita a la violencia y a dañar a la ciudadanía, apagando la planta potabilizadora de El Tejar y bloqueando el acceso de trabajadores de Grupo MAS Agua para la adecuada operación de la planta potabilizadora, y con esto surtir del vital líquido al 60% de la población de los municipios de Veracruz, Boca del Río y Medellín. Todo esto con el objetivo de presionar a un servidor y a Grupo MAS para poder lograr sus fines de beneficio personal”, destacó. En la planta de El Tejar, esposas de los empleados del SAS montaron barricadas y con palos impidieron la reapertura de las válvulas hasta que las autoridades municipales se sienten a negociar con el sindicato la reinstalación de los trabajadores. El alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, mostró su preocupación por que los turistas que año con año arriban de la Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo y otras entidades también se verán afectados por la falta de agua. Mientras tanto, el Ayuntamiento de Veracruz empezó a distribuir pipas de agua de manera gratuita a diferentes colonias de la periferia, pero hasta el momento son insuficientes.

Comentarios