Niños y mujeres participan en robo de combustible en Puebla: Segob

miércoles, 20 de julio de 2016
PUEBLA, Pue. (apro).- La delegada de la Secretaría de Gobernación en la entidad, Isabel Allende, dijo que el problema del robo de combustible de Petróleos Mexicanos (Pemex) en territorio poblano se ha extendido a tal grado que mujeres y niños forman parte de las bandas dedicadas a este delito. Dijo que incluso el gobierno federal ha decidido emprender una campaña de información y concientización sobre los alcances legales de esta actividad delictiva, ya que se ha detectado que ya no sólo son bandas foráneas, sino que familias enteras oriundas de esta entidad forman parte de células dedicadas a la ordeña de los ductos de la paraestatal. Allende mencionó que la información que se tiene es que estas organizaciones usan a los niños como ‘halcones’ para advertir a los ‘chupaductos’ sobre la presencia de personal de seguridad de Pemex o del Ejército Mexicano, mientras que las mujeres se dedican a la venta de la gasolina que se extrae de esta forma clandestina. La funcionaria explicó que el robo de combustibles se ha convertido en algunos municipios de Puebla, especialmente en la zona conocida como el “triángulo rojo”, formada por los municipios Tepeaca, Palmar de Bravo, Acatzingo, Quecholac y Acajete, en una actividad que genera un ingreso a las familias y que ha crecido de manera preocupante. Allende aseguró que existe una coordinación entre la Federación y el gobierno estatal para combatir este ilícito, en el que no sólo están inmiscuidas las grandes organizaciones criminales sino también células delictivas locales. De acuerdo con información de Pemex, al término del primer trimestre de 2016, Puebla se convirtió en la entidad donde más tomas clandestinas fueron detectadas, con 304. El mayor número de éstas, fueron localizadas en Tepeaca (155); le sigue Quecholac (124); Acatzingo (104); Palmar de Bravo (82) y Acajete (67). El lunes pasado, en la zona del parque industrial Finsa, una de estas tomas clandestinas se salió de control a los ladrones de ductos, lo que generó una fuga de diésel que alcanzó más de 20 metros de altura y que desperdigó combustible hasta 2 kilómetros a la redonda. En los últimos dos meses, 18 personas han resultado ejecutadas por disputas entre bandas dedicadas al robo de hidrocarburos en esta entidad.

Comentarios