Obispo de Campeche justifica en video expulsión de curas salvatorianos

viernes, 29 de julio de 2016
CAMPECHE, Cam. (apro).- El obispo Francisco González, cuya imagen circula en las redes sociales caricaturizada como el “sacristán del diablo”, grabó y difundió un video para justificar su determinación de expulsar a curas de la congregación salvatoriana de esta diócesis. Enojados, feligreses de la parroquia de San José Obrero, que estaba a cargo de los curas salvatorianos, exigieron “que primero se vaya de Campeche el obispo, porque ya lastimó demasiado a esta comunidad, a la parroquia, a sus capillas” y lo acusaron de “avaro” y “ambicioso”. “El amor al dinero es la raíz de todos los males, lo vemos en Timoteo 6:10; es lo que busca el obispo, dinero, y así no está sirviendo a Dios”, afirmaron para luego insistir en que se vaya él de esta diócesis porque no tiene ni carisma ni tacto y sus actitudes están alejando a los creyentes de la iglesia católica. En el video de casi tres minutos, en los que se delata su nerviosismo, el prelado inicia su mensaje celebrando el próximo Encuentro de la Juventud Mundial en Cracovia, Polonia, con el Papa Francisco. Enseguida, pasa al tema de las congregaciones religiosas establecidas en el estado: “22 religiosas femeninas y siete masculinas, entre ellas llegaron los salvatorianos, que enriquecieron la vida de la Iglesia en esta diócesis”. “Han ayudado en la parroquia de San José Obrero y por petición del obispo Ramón Castro (su antecesor) apoyaron en los colegios diocesanos”, dice. Parco y elusivo añade: “Después de unos encuentros que este servidor tuvo con el superior provincial (de los salvatorianos), dos personales y uno a través de los medios de comunicación digitales, se llegó al acuerdo de que se ausentaran un tiempo de la diócesis”. Aunque omite los detalles de lo que trataron y los términos, precisa que dicho encuentro que sostuvieron de manera personal se dio aquí en Campeche el pasado 23 de junio. “El superior de muy buena fe, con buena disponibilidad, cedió el convento salvatoriano para que el párroco que venga lo pudiera usar; se llegó a un acuerdo de que hasta el 31 de julio estarían en Campeche, y así, pues se dejaron pasar algunos días y ya llegando la fecha se dio a conocer esta decisión”, justifica. Sobre las críticas en su contra que desató la abrupta salida de los salvatorianos del estado, González González comenta: “Sobre esta decisión ha corrido mucha tinta, muchos comentarios, se ha dicho por aquí por allá, pero la situación es esa, los salvatorianos han enriquecido con su presencia esta diócesis, se ausentan por un tiempo y Dios mediante, si ellos así lo deciden, regresarán”. Por último, señala que “el Evangelio debe florecer en cualquier parte del mundo; Cristo nos dice ‘vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio’, y los sacerdotes estamos en esa disponibilidad, porque cualquier tierra es preciosa. Que dios les bendiga; me encomiendo a sus oraciones, muchas gracias”. La pugna entre el obispo y los salvatorianos estalló el año pasado, cuando les arrebató la administración de los colegios Instituto Mendoza y Fray Angélico, que según revelaron en su momento los paterfamilias, que defendían a los religiosos, en conjunto generan ingresos anuales por más de 10 millones de pesos.

Comentarios