Detienen a otro involucrado en balacera del Madame

lunes, 1 de agosto de 2016
XALAPA, Ver.- (apro).- La Policía Ministerial de Veracruz detuvo la mañana de este lunes al empresario Aurelio “N” como probable responsable de las agresiones que privaron de la vida a seis personas, de identidad resguardada, el 22 de mayo en el centro nocturno Madame, en la capital del estado. La Fiscalía General del Estado (FGE) giró la orden de aprehensión ante el Juez de Control en contra de Aurelio –cuyos datos generales fueron omitidos para no violar el principio de presunción de inocencia- por el delito de homicidio calificado en agravio de seis personas y lesiones contra 10 víctimas más. “El mandamiento judicial fue otorgado con base en la suficiencia y contundencia de los elementos de prueba aportados por el Fiscal Investigador en la indagatoria correspondiente. El probable responsable es propietario de dos lugares conocidos como antros, ubicados en la avenida 20 de noviembre, muy cerca de la central de autobuses”, expuso la Fiscalía General del Estado. Los hechos tuvieron lugar la madrugada del 22 de mayo pasado, cuando un comando llegó hasta el centro nocturno Madame y realizó disparos, privando de la vida a cuatro personas en el lugar, y a dos más que fallecieron posteriormente a consecuencia de las heridas. La Fiscalía General del Estado (FGE) presentó hace más de un mes a Gabriel Alfredo Martínez Godo como uno de los seis presuntos responsables de la balacera. Rosalba Godos Gómez, madre del primer detenido, ha acusado que su hijo fue capturado por policías ministeriales que lo encañonaron y “le cortaron cartucho” para que estampara sus huellas digitales en un envase de cerveza, y bajo “amenazas” de atentar contra su familia y le exigieron que admitiera su responsabilidad en la masacre. Según la Unidad Integral de Procuración de Justicia de Xalapa, Martínez Godo fue incriminado por uno de los heridos, quien funge como testigo y aporta información para esclarecer los hechos. “Uno de los testigos señaló que siendo poco más de las cero horas del 22 de mayo, la afluencia clientelar del centro nocturno estaba en condiciones normales. Entonces dos testigos que se encontraban en la entrada observaron cuando llegó un vehículo de reversa y se estacionó muy próximo a la taquilla, lo que llamó su atención por no estar permitido en esa área. Ahí vieron el carro de la marca Volkswagen y apreciaron sus características, su color e incluso sus placas del Distrito Federal”, detalló. El fiscal Luis Ángel Bravo Contreras precisó que de dicha unidad descendieron tres sujetos que llevaban armas largas y comenzaron a meter a la gente al bar. Uno de ellos entró de inmediato al antro y comenzó a disparar. Los testigos presenciaron cómo lesionaban a algunas de las personas ahí presentes, puntualizó. “Como reacción natural, refieren empleados y testigos, la mayoría se tiró al suelo mientras continuaban los disparos, que siguieron escuchándose por breves momentos, y de inmediato los sujetos se dieron a la fuga”, agregó. En contraste, Rosalba Godos aseguró que su hijo estuvo todo el domingo en su casa y que fue detenido al día siguiente en las inmediaciones de Plaza Cristal, junto con otro joven del que se desconoce su paradero. Un testigo de los hechos, asegura que ese día, mientras la música electrónica estaba a todo volumen, todo se quebró cuando empezaron a escuchar “estruendos”, como si se tratara de pirotecnia. “Recuerdo que sólo empezamos a escuchar estruendos. Vi gente armada y conforme sucedían los disparos, varios se empezaron a tirar al suelo y otros a correr, yo pecho tierra me alcance a esconder en el baño”, relató una treintañera a apro, quien estuvo presente en la balacera y aceptó hablar a condición del anonimato. Samantha estaba a cinco metros de donde empezaron a abrir fuego los sicarios. Mientras se echaba al suelo, notó cómo su ropa y zapatos se mancharon de sangre en cuestión de segundos. “Aún tengo la mente bloqueada. Cierro los ojos y veo sangre (…), hoy me hice un examen de azúcar, ayer no pegué los ojos en toda la noche, sólo recuerdo cómo cada quien corría por su vida”, relató. En mayo pasado, el Madame tenía apenas tres meses de haber reabierto sus puertas, incluso, antes tenía una sucursal en la zona centro; gozaba de la simpatía de la comunidad lésbico-gay y era famoso por tener barra libre de cerveza a bajo costo.

Comentarios