Huesos de mamut encontrados en Galeana serán estudiados en el Museo del Obispado de Monterrey

martes, 2 de agosto de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Museo del Obispado de Monterrey, casa del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Nuevo León, recibió los restos de un mamut columbi que fueron encontrados el pasado 14 de julio en el municipio de Galeana. En ese lugar, los huesos serán sometidos a un proceso de limpieza y posterior consolidación, y a pruebas que determinarán con exactitud su antigüedad. Hace una semana se dio a conocer la noticia de que en el Ejido San Rafael se habían localizado los huesos que pertenecieron a un mamut columbi que se cree vivió en ese lugar hace diez mil años. Personal del INAH trabajó en las labores de rescate del cráneo completo, dos defensas (colmillos) fragmentadas, una cabeza de fémur y 25 costillas. Los huesos fosilizados fueron cubiertos por una capa de material protector y luego con espuma de poliuretano para evitar cualquier maltrato durante el traslado a Monterrey. El 30 de julio, aproximadamente a las 2 de la tarde, llegaron en una plataforma al Museo del Obispado, donde serán sometidos a un estudio que durará varios meses. De acuerdo con Aracely Rivera, paleontóloga del INAH, se trata de una recuperación muy exitosa, ya que los huesos fosilizados se encuentran en muy buen estado de conservación, lo que permitirá agilizar los estudios. Agregó que existen más piezas óseas del mamut localizado en Galeana que podrían ser rescatadas posteriormente. Sin embargo, dijo, por lo complejo de las excavaciones necesitarán la aprobación de más recursos. Los restos fueron encontrados durante la excavación de una zanja en un predio particular y luego reportados al INAH para su intervención. Se trata de un macho adulto de la especie columbi, muy característico en otros hallazgos realizados en el Noreste de México. Según el paleontólogo del INAH Ivan Alarcón, quien participó en las labores de rescate de las piezas, el mamut debió ser un macho adulto, de entre 35 y 40 años de edad, con un peso de entre tres y cinco toneladas. "Es un hallazgo muy norteño, y posiblemente existió en el lugar un paleolago, y la diferencia con los restos que se hallaron en la cuenca del Valle de México, es que los elementos están muy bien conservados, porque el sedimento de la zona ayuda mucho al proceso de conservación", comentó el especialista.

Comentarios