No tenemos que esperar a 2018 para transformar a México: AMLO

sábado, 6 de agosto de 2016
VILLAHERMOSA, Tab. (proceso.com.mx).- El dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, dio aquí, en su tierra natal, el banderazo de salida para la elección presidencial de 2018. “No tenemos que esperar más, debemos actuar, contar los días para terminar con la pesadilla del mal gobierno”, convocó al tomar protesta a cuatro mil protagonistas del "cambio verdadero" en el Lienzo Charro de esta capital. Insistió en que “la tercera es la vencida” y que solo faltan 20 meses para iniciar la transformación de México, serenarlo e iniciar una nueva etapa “entre todos y desde abajo”. “Sí se puede sacar a México del atolladero, sacar a nuestro pueblo de la pobreza y marginación. Se debe garantizar tranquilidad, que la gente no viva con miedo, incertidumbre, depresión, tristeza. Debemos cambiar el ambiente de desolación para crear ambiente de progreso, justicia y felicidad”, sostuvo. Acusó que la corrupción sigue galopante en el país y citó como ejemplo que recientemente el presidente Enrique Peña Nieto entregó permisos de importación de gasolina a tres grandes empresas: dos extranjeras y una nacional para un negocio de más de 500 mil millones de pesos al año. Añadió que por eso se está dejando que las refinerías en México se conviertan en chatarra al operar al 40 por ciento de su capacidad. También reiteró que, sin medias tintas, Morena apoya la lucha de los maestros e insistió que se resuelva el conflicto magisterial, revisando la ley para cancelar todo aquello que afecte los derechos laborales de los profesores. Dijo que el gobierno carece de autoridad moral y que son capaces de fabricar delitos a los maestros, incluso, "acusarlos de lavado de dinero”. Aseguró que seguirá apoyando al magisterio y lo tiene sin cuidado “lo que piense la mafia del poder”. “No se trata de querer quedar bien con todos para avanzar. No debemos dejar trozos de dignidad en el camino, es una cuestión de principios”, sostuvo. “Hasta (Barack) Obama puso en su lugar a Peña Nieto. Dijo algo parecido a lo que hemos dicho nosotros. Si apoyar a la gente humilde, garantizar el derecho del pueblo a la educación, a la salud, es ser populista, que me apunten en la lista”, añadió. Y arremetió de nuevo contra el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, “el jefe de jefes”: “No piensa quedarse con los brazos cruzados ante el crecimiento de Morena porque él y los integrantes de la mafia del poder quieren seguir saqueando al país y no perder privilegios”. Advirtió que de la organización de Morena depende que no le vuelvan a robar la Presidencia de la República como en 2006 y en 2012. Con organización, manifestó, se pueden enfrentar las trampas, la falta de equidad y la perversidad de la compra del voto. Por ello, convocó a los protagonistas del cambio verdadero formar comités en cada ejido, pueblo, colonia, barrio y unidad habitacional, al mismo tiempo entregar, casa por casa, el periódico Regeneración, “porque de la información depende mucho el cambio”. Destacó que si la gente está informada no hará caso a las mentiras y las calumnias que siempre se desatan cuando se trata de mantener el régimen corrupto. Recordó la campaña del Partido Acción Nacional en 2006 cuando se dijo que “López Obrador era un peligro para México”, y ahora señaló que deben “tener cuidado con el populismo”. El dos veces excandidato presidencial lamentó que por la reforma energética la economía de Tabasco se haya ido "a pique", con su secuela de desempleo, inseguridad y violencia. Asimismo, enfatizó que es importante la unidad y tener mucha confianza en Morena para lograr un cambio de régimen en el país. Y que será difícil una alianza con el PRD en Tabasco por el “gobierno fallido” de Arturo Núñez, por haber avalado “la mal llamada reforma energética”.

Comentarios