'Maletinazos” y conato de bronca entre diputados al analizar finanzas de Padrés

jueves, 22 de septiembre de 2016
HERMOSILLO, Son. (apro).- La discusión de la Cuenta Pública 2015 en el Congreso local, la última del exgobernador, el panista Guillermo Padrés, ocasionó un connato de bronca entre acarreadas panistas y priistas. A ello se sumó la parodia de entregar un par de “maletines llenos de dinero (falso)” a la actual mandataria sonorense, Claudia Pavlovich, y un sinfín de señalamientos entre los legisladores de todas las corrientes partidistas. El recinto del Poder Legislativo sonorense se tornó en una arena política de más de seis horas y media al momento de darse lectura al reporte del estado que guardan las finanzas públicas estatales. La sola lectura del dictamen presentado por la Comisión de Vigilancia del Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización (ISAF) se prolongó por tres horas y media en precisar las 941 observaciones encontradas en la Cuenta Pública 2015, en las que se estima un quebranto patrimonial de 17 mil millones de pesos, por presunta irresponsabilidad financiera de Padrés y sus excolaboradores. El zafarrancho se originó en gayola al momento en que el diputado priista Emeterio Ochoa leía un posicionamiento de la bancada tricolor, mientras que las exaltadas acarreadas de Acción Nacional y el Revolucionario Institucional se hicieron de palabras, se lanzaron insultos e intercambiaron golpes y empujones. “Una cosa es que puedas tener detalles en la cuestión de la contabilidad, en la supervisión o en la bitácora, pero otra cosa es que se hayan ejercido los recursos y que las obras no estén; que hayan desaparecido presupuestos como el del Isssteson o que se paguen deudas del 2014 con dinero del 2015”, manifestó Ochoa, representante popular de Ciudad Obregón. Los ánimos fueron en ascenso. El primo político de Padrés y legislador panista, Javier Dagnino, respondió a los innumerables señalamientos contra el exgobernador al subirse a la tribuna con un par de “maletines llenos de dinero (falso)”, a manera de parodia contra la mandataria Pavlovich, quien en campaña electoral del año pasado fue acusada de recibir dinero ilícito para promocionar su imagen. En aquella ocasión, el exsecretario del ayuntamiento de Nogales, Gerardo Rubio, fue grabado mientras ofrecía un par de “maletines llenos de dinero” al asistente de Enrique Claussen, entonces jefe de campaña de Pavlovich y exdelegado sonorense del Instituto Nacional de Migración; ahora, desde hace un año, titular del Isssteson, institución que ofrece servicios médicos a los burócratas locales. En respuesta, desde el graderío, le lanzaron una sarta de chiles verdes que no fueron suficientes para que el también excolaborador de Padrés continuará con su recuento de irregularidades cometidas por Pavlovich. La reyerta continuó por unos minutos más hasta que el cansancio venció el deseo de protesta, que quedará en la memoria luego de contabilizar los daños generados por la primera administración panista en Sonora. De acuerdo con el órgano fiscalizador local, entre Padrés y Pavlovich sobre ejercieron 8 mil 260 millones de pesos, debido a que se les autorizó un presupuesto de 45 mil 597 millones para 2015 y devengaron un total de 53 mil 857 millones.