Agresor del director del diario Noroeste sale libre por falta de pruebas

miércoles, 28 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Por insuficiencia e ineficiencia de pruebas, Rodrigo Alberto “N”, uno de los participantes en el ataque contra el director general de Grupo Noroeste, Adrián López Ortiz, perpetrado en abril de 2014 en Culiacán, fue puesto en libertad desde el pasado viernes 23. De acuerdo con Óscar Mendoza Guerrero, abogado del Grupo Noroeste, el Ministerio Público ya interpuso un recurso de apelación contra la sentencia dictada por el juez que lleva el caso, y una vez admitido ese recurso –apuntó–, pasará al Tribunal de Alzada o Segunda Instancia para que revise la resolución. Destacó que el juez argumentó “insuficiencia de pruebas, y las existentes no fueron suficientes, e insuficientes y deficientes las que había. También hace alusión al debido proceso que tiene que ver con el nuevo sistema de justicia penal”, puntualizó. Los hechos ocurrieron la noche del 2 de abril de 2014, cuando el director general de Noroeste fue atacado en una de las calles del sector Las Flores cuando se dirigía del Aeropuerto de Culiacán a su casa, después regresar de un viaje a la Ciudad de México. Su vehículo fue alcanzado y obligado a reducir la velocidad; en el asalto los delincuentes lo despojaron de cartera, teléfono, laptop y mochila, además de que lo golpearon y le dispararon en las piernas. Dos días después de los hechos fueron capturados Rodrigo Alberto, de 21 años, y Joick Joel, de 18, quien según la declaración fue uno de los agresores, junto con Carlos Uriel, también de 18 años, el cual no ha sido detenido. En aquel entonces el gobernador Mario López Valdez descartó que el hecho hubiera tenido que ver con el trabajo periodístico y lo atribuyó a la “mala suerte” del directivo. Y sobre la rápida detención de los implicados, dijo en una rueda de prensa: “No sé por qué se le niega a la autoridad cuando tiene éxito de manera rápida. Porque alguien decía: ¿Y por qué lo hicieron tan rápido?… Le digo, es el cuento de nunca acabar. Si no lo hacemos, porque no lo hacemos, y si lo hacemos porque lo hacemos. Pero está muy claro y eso yo lo vi, yo fui al hospital con Adrián, fui con el procurador, el secretario de Seguridad Pública, el secretario general de Gobierno y el comandante Chuy Toño, y me quedó muy claro ahí en ese momento que no tenía duda Adrián de que esas personas habían sido las que lo asaltaron y le quitaron el vehículo y la que le disparó”.

Comentarios