Astudillo rinde homenaje a José Francisco Ruiz Massieu, a 22 años de su ejecución

miércoles, 28 de septiembre de 2016
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- A 22 años de la ejecución del exgobernador José Francisco Ruiz Massieu, el actual mandatario priista Héctor Astudillo Flores exaltó las bondades de su mentor al afirmar que fue un gran estadista, impulsor de obras y promotor de una nueva generación de políticos en esta entidad que sigue ocupando los últimos lugares en indicadores de desarrollo social y violencia a escala nacional. Acompañado por familiares de Ruiz Massieu, amigos y políticos con presuntos nexos con el narco, como el caso del presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Robespierre Robles Hurtado, Astudillo encabezó un acto oficial en el panteón central de esta capital, donde afirmó que el crimen del exsecretario general del PRI a escala nacional significó una pérdida para Guerrero y el país. Astudillo, quien fue secretario particular de Ruiz Massieu en los ochenta, dijo en su discurso que el exgobernador habría anticipado tiempos de convulsión y tragedia en la carta que redactó para el excandidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio –quien también fue ejecutado durante su campaña– en la que terminó con la frase: “Pobre Donaldo, pobre de mí, pobres de nosotros y pobres de todos nosotros”, expresó el gobernador y remató: “Lo recordamos, a 22 años de despedirlo, como el impulsor de una nueva forma de hacer política, que en su actuar diario mostraba alejamiento de los abusos y los excesos”, afirmó el mandatario. Además, Astudillo destacó “el lado sencillo” de Ruiz Massieu y dijo que fue un hombre “congruente que aceptó el reto” de gobernar un estado que estaba en el cabús del desarrollo y “lo hizo bien”, enfatizó. En contraste Astudillo, quien se asumió como discípulo de José Francisco Ruiz Massieu, se ha caracterizado por la frivolidad y la opulencia, como documentó Proceso cuando exhibió el reloj Omega que porta el mandatario y el departamento de lujo donde actualmente vive con su familia en el puerto de Acapulco, así como el uso personal de aeronaves oficiales y particulares, así como la infraestructura estatal para fiestas privadas, como la realizada el martes 13. El martes 20, Apro dio a conocer que desde la década de los ochenta el empresario argentino de negro historial, Carlos Ahumada Kurtz, incursionó en el sector minero en Guerrero con el apoyo del exgobernador José Francisco Ruiz Massieu. En aquella época, Ahumada instaló una planta de beneficio llamada La Suriana en el poblado de Achotla, municipio de Arcelia, en la región de la Tierra Caliente de la entidad, indican reportes oficiales consultados por Apro. A pesar de que se desconoce si esta mina sigue en operación, 20 años después Ahumada volvió a generar polémica luego de que Proceso dio a conocer que la oscura minera Beneficiadora de Minerales Temixco, también ubicada en Arcelia, es de su propiedad, de acuerdo con fuentes oficiales consultadas por este reportero. Al respecto el gobernador Héctor Astudillo Flores, quien conoce a fondo esta historia, ha evitado hablar sobre la inversión de Ahumada en los proyectos mineros que impulsa su administración en zonas controladas por el narco. Ahumada y Ruiz Massieu Documentos oficiales y reportes periodísticos dan cuenta de la historia de Ahumada, sus proyectos de inversión minera en Guerrero y su relación con políticos que lo beneficiaron en ese entonces, como el extinto exgobernador José Francisco Ruiz Massieu, padre de la actual canciller Claudia Ruiz Salinas. En 2004, el periodista Sergio Flores, actual asesor en medios del gobernador Astudillo, publicó un texto donde hace referencia del respaldo político que recibió Ahumada para afincarse en el municipio de Arcelia y la historia de su adquisición de la minera La Suriana. El reportaje señala que en 1988, apoyado por el exgobernador José Francisco Ruiz Massieu y el procurador estatal, René González de la Vega, Carlos Ahumada “sentó sus reales en Guerrero como empresario minero y agrícola”. En 1989, Ahumada compró a Grupo Peñoles una mina de oro y plata en la comunidad de Achotla, a cuatro horas de la cabecera, a la que nombró La Suriana, y el propio Ruiz Massieu viajó a Arcelia para inaugurar la minera, indica el reportaje del actual funcionario de la administración de Astudillo. Flores enfatiza que, a sus 25 años, Carlos Ahumada contó con el respaldo de su amigo el poderoso exgobernador José Francisco Ruiz Massieu y el exfiscal en ese entonces, René González de la Vega. Luego, explica la forma en que Ahumada, en 1990, es obligado a salir del país luego de que su hermano Roberto fue denunciado públicamente por defraudar con 36 millones de pesos a un grupo de ahorradores. Incluso, refiere que dos días después de la noticia del fraude, personal de la Secretaría de Hacienda llegó a la minera La Suriana y clausuró la empresa. En 1994, los hermanos Ahumada Kurtz regresaron a México y fueron detenidos y encarcelados por un corto tiempo. Hasta el momento, Carlos Ahumada sigue operando negocios en Guerrero donde la actual clase política, entre ellos el gobernador Astudillo y su secretario de Gobierno, Florencio Salazar Adame, se formaron al amparo de Ruiz Massieu.

Comentarios