Exhuma PGR '9 restos óseos” de narcofosa ubicada en sierra de Guerrero

miércoles, 28 de septiembre de 2016
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Personal de la Fiscalía de Personas Desaparecidas de la PGR exhumaron “nueve restos óseos” de una fosa clandestina ubicada en las inmediaciones del poblado de El Naranjo, municipio de Leonardo Bravo, en la sierra de la entidad. Los trabajos periciales, realizados en el mismo lugar donde en diciembre de 2015 fueron localizados 19 cuerpos calcinados, comenzaron esta mañana en medio de un fuerte dispositivo de seguridad implementado por la Policía Federal y Estatal. Fuentes oficiales informaron a Apro que el punto donde localizaron los fragmentos óseos es conocido como la barranca de La Virgen, una pendiente irregular donde los peritos tuvieron que descender aproximadamente 300 metros. Las mismas fuentes indicaron que este jueves 29 van a continuar las labores de búsqueda de cuerpos en esta zona, debido a que determinaron que existen indicios de más fosas clandestinas en la zona. Durante más de seis horas el poblado de El Naranjo fue sitiado por los uniformados, quienes impidieron la salida y entrada a este lugar, ubicado sobre un camino de terracería a 15 kilómetros del poblado de Chichihualco, la cabecera de este municipio enclavado en la sierra. Por la mañana, el gobernador Héctor Astudillo Flores y el fiscal estatal Xavier Olea Peláez confirmaron a este reportero el operativo federal en el conocido tiradero de cadáveres del municipio de Leonardo Bravo. Consultados por separado, al término de un acto oficial, ambos señalaron que las diligencias son encabezadas por la PGR y las autoridades estatales sólo actúan como coadyuvantes. No obstante, las autoridades ministeriales de la PGR actuaron con extremo hermetismo y se negaron a informar oficialmente sobre el resultado de las labores realizadas en este sitio considerado como un cementerio clandestino. No obstante, las fuentes oficiales indicaron que los restos óseos recuperados por la PGR está mañana en la barranca de La Virgen fueron trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semedfo) de esta capital. En diciembre de 2015, Proceso publicó el reportaje “El Naranjo, otro tiradero de cadáveres“, en el que se indica que el hallazgo de al menos 19 cuerpos en las inmediaciones de ese poblado serrano, así como los constantes tiroteos entre grupos criminales que se disputan las zonas de producción, trasiego y venta de narcóticos en Guerrero, han exhibido a la entidad como un cementerio clandestino más en el país. En ese entonces se dio a conocer que Guerrero se encuentra en manos de la delincuencia, pero los gobiernos estatal y federal no dan muestras de poder contener la crisis. La región de la Sierra –corazón de la zona productora de estupefacientes– resiente el azote de varias bandas criminales que se disputan su control a tiros y granadazos. El gobernador Héctor Astudillo había encomendado oficialmente el estado “a Dios” y se planteó que el hecho más reciente de la imparable violencia fue el hallazgo de un cementerio clandestino en El Naranjo. Después de nueve meses, la PGR regresó a esta zona para extraer más cadáveres, hecho que advierte que no fueron exhumados en diciembre pasado o que el lugar siguió siendo utilizado por el narco para desaparecer personas.

Comentarios