Toman de rehén a mesero en restaurante de Monterrey; alcalde interviene en negociación

miércoles, 28 de septiembre de 2016
MONTERREY, NL (apro).- El alcalde regiomontano, Adrián de la Garza Santos, hizo trabajo de negociador y consiguió que un hombre fuera liberado a salvo, luego de estar anoche como rehén en el interior de un restaurante en el centro de la Ciudad. El edil, quien fue procurador de Justicia de la Entidad en la pasada administración, y quien tiene experiencia en trabajo Antisecuestros, acudió al restaurante Vips ubicado en las calles de Padre Mier y Emilio Carranza, donde una persona, identificada como Vidal Eduardo Gómez Camacho, tenía sometido con un cuchillo al mesero José Arreola Reséndiz. El victimario tiene antecedentes por privación ilegal de la libertad y decía ser ciudadano de Estados Unidos. Había llegado la noche del martes al establecimiento y tras pagar la cuenta, a las 21:30 horas tomó el rehén, al que amenazó colocándole en el cuello el arma. Luego de que el restaurante se vaciara, llegaron al lugar elementos de la Policía regiomontana, así como de la Unidad Antisecuestros de la Procuraduría estatal. En el sitio se presentó el secretario de Seguridad Pública, Esteban Cantú, quien en la pasada administración era el encargado de la Unidad Especializada en el combate al Secuestro, por lo que se ocupó directamente de la situación. Después de la media noche, se presentó de la Garza Santos, en mangas de camisa, quien tomó control de la negociación. El mismo alcalde se encargó de dialogar con Gómez Camacho, a quien convenció de que dejara de amenazar al empleado y le ofreció discutir su caso pero en el exterior. A las 0:30 horas de este miércoles, cuando el secuestrador estuvo en la banqueta, los agentes lo desarmaron y lo sometieron. De la Garza acompañó al detenido hasta que fue colocado en la patrulla, antes de ser retirado del lugar. El edil priista mencionó que el victimario le comunicó que era perseguido por integrantes de un grupo criminal que pretendían privarlo de la vida. También que era ciudadano estadounidense, aunque el dato no había sido corroborado anoche. Demandaba que se presentara personal del consulado de Estados Unidos, pues su intención era salir de México. Al ser liberado, el mesero presentaba una ligera escoriación en el cuello, provocado por la presión de arma blanca, y su estado de salud era reportado fuera de peligro, dijo el alcalde negociador.

Comentarios