Tras 52 días de desaparecido, joven indígena aparece con vida en Chiapas

sábado, 3 de septiembre de 2016
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (proceso.com.mx).- Luego de 52 días de desaparecido por el Instituto Nacional de Migración (INM), el joven indígena Maximiliano Gordillo Martínez apareció con vida tras la intensa campaña nacional e internacionales que libraron su familia, amigos y organizaciones civiles que lo apoyaron. Las organizaciones civiles de derechos humanos que acompañaron a la familia de Gordillo Martínez en su proceso de búsqueda y exigencia de investigación, informaron anoche que el pasado lunes 29 de agosto fue localizado Maximiliano y que se encuentra ya con su familia. Agradecieron al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, y a todas las personas, colectivos, iglesias y organizaciones de la sociedad civil en México y en otras partes del mundo, que respondieron de diferentes maneras a nuestros múltiples llamados y que se implicaron activamente en los esfuerzos para exigir y lograr su presentación con vida. Confirmaron que desde su detención por parte de agentes federales del Instituto Nacional de Migración, el pasado 7 de mayo de 2016 en la caseta de revisión migratoria de Chablé, Tabasco, hasta el día de su localización, Maximiliano sufrió delitos y graves violaciones a sus derechos humanos, responsabilidad del Estado mexicano. Dieron a conocer que este momento Maximiliano y su familia están viviendo un proceso de fortalecimiento emocional y espiritual, y que se continúa el trabajo de documentación y análisis del caso para definir los términos del seguimiento. “De ello se informará a su debido tiempo. Por ello, solicitamos su sensibilidad y respeto a los procesos de sanación y fortalecimiento, como formas concretas de expresar la solidaridad”, dijo el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, a nombre de todos los organismos involucrados. Refiere que “lo vivido por Maximiliano nos revela la magnitud de la violencia estructural, institucional y social que sufren las personas mexicanas y provenientes de otros países, durante sus traslados y destinos migratorios al interior de nuestro país. Pero también nos recuerda que la exigencia y realización de la verdad, la justicia y la reparación integral implican a una sociedad civil consciente y movilizada”. “A las y los familiares de las miles de personas desaparecidas en México, les animamos a no desfallecer ante la insensibilidad e ineficacia de los mecanismos de administración y procuración de la justicia, y la impunidad que perpetúa las violaciones a los derechos humanos. Nos unimos a ellas y ellos para alentar su esperanza en los procesos de organización colectiva y lucha por la verdad y la justicia”, concluye el Frayba. Además del Frayba estuvieron involucrados en su búsqueda de forma activa, Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes y La 72 Hogar Refugio para Personas Migrantes, de Tenosique, Tabasco.

Comentarios