Tras un año y 9 meses en prisión, liberan a exedil de Chalchihuapan

domingo, 4 de septiembre de 2016
PUEBLA, Pue. (proceso.com.mx).- El exedil auxiliar de San Bernardino Chalchihuapan, Javier Montes Bautista, fue liberado bajo caución la madrugada de este domingo luego de estar un año y nueve meses encarcelado en el penal de San Miguel en esta capital. Montes era considerado un preso político del gobierno de Rafael Moreno Valle, ya que fue encarcelado por participar en un enfrentamiento con policías estatales luego de que éstos desalojaron por la fuerza a pobladores de Chalchihuapan que llevaban a cabo una manifestación en la autopista Puebla-Atlixco el 9 de julio de 2014. En ese violento desalojo, el niño José Luis Tehuatlie Tamayo sufrió una herida mortal en la cabeza causada por los cartuchos que fueron lanzados a quemarropa por la policía, igual que otros ocho pobladores que resultaron con lesiones graves. A pesar de que la investigación realizada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) determinó que fue la policía la que inició la agresión, que persiguió a los pobladores hasta por calles de la comunidad y que incluso les lanzó cartuchos de gas pimienta desde el aire, el gobierno acusó a Montes por haber agredido a los policías. Además, el exedil de Chalchihuapan era uno de los líderes del Consejo Estatal en Defensa de la Identidad de los Pueblos de Puebla (Cedip), movimiento que agrupaba a autoridades municipales contra las reformas impulsadas por el gobierno de Moreno Valle para quitar facultades y servicios a las Juntas Auxiliares de Puebla. De hecho, la manifestación realizada por pobladores de Chalchihuapan era una protesta simultánea llevada a cabo en distintas comunidades para exigir que se reabrieran las oficinas del Registro Civil que fueron centralizadas a partir de las reformas propuestas por Moreno Valle a la Ley Orgánica Municipal. El 21 de noviembre, Montes Bautista fue detenido en la población de San Juan Amecac, municipio de Atzizihuacan, acusado de los delitos de motín, ataques a las vías de comunicación, privación ilegal de la libertad y tentativa de homicidio. Sin embargo, la semana pasada, el juez Tercero de lo Penal le impuso una sentencia de cuatro años de prisión por los delitos de ataque a las vías de comunicación, lesiones calificadas y privación ilegal de la libertad, así como una sanción económica de 59 días de salario mínimo por los daños y perjuicios provocados. Con esto, el exedil pudo obtener el beneficio de la libertad bajo caución, resolución que quedó en firme el sábado alrededor de las 5 de la tarde, pero que se hizo efectiva hasta casi las 3 de la madrugada. En sus primeras entrevistas, Montes dio pocos detalles sobre los planes que tiene a partir de su liberación, pero aseguró que no hubo ninguna negociación con el gobierno estatal para que se mantuviera al margen de activismos, de la lucha política o para que se abstuviera de retornar a hacerse cargo de la Junta Auxiliar. “No tengo las manos atadas”, afirmó al dar por descartadas las versiones periodísticas que señalan que su libertad fue condicionada por el gobierno estatal. Por su parte, Hilario Gallegos, integrante del Centro de Derechos Humanos José Luis Tehuatlie, cuestionó  que se haya sentenciado como culpable al edil auxiliar cuando en la recomendación de la CNDH se señala al gobierno de Moreno Valle como responsable de la agresión contra los pobladores que derivó en la muerte del niño Tlehuatle Tamayo.

Comentarios