Fiscal de Veracruz solicita comparecencia por narcocementerios

jueves, 8 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El fiscal general de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, envió una misiva a la diputación permanente del Congreso local para “solicitar” una comparecencia y explicar a la Comisión de Procuración de Justicia el caso del narcocementerio en el traspatio del recinto portuario y el fraccionamiento Colinas de Santa Fe. “Comparecer con el único afán de informar del trabajo puntual (sic) que realiza la Fiscalía General del Estado, junto con los familiares de las víctimas que han mostrado valentía y tenacidad sin parangón. Le solicitó de la manera más atenta programe fecha y hora, para que el que suscribe comparezca ante la comisión que corresponda para conocer la realidad de estos temas”, se lee en el escrito. En lo que va del sexenio de Javier Duarte se ha documentado el hallazgo de más de 18 cementerios clandestinos en Veracruz, donde han sido localizados restos óseos y cadáveres de más de 200 personas, sin contar la inhumación incompleta del narcocementerio que se encontró en la parte trasera del predio Colinas de Santa Fe y del que madres del Colectivo Solecito han dicho: “Ya nos hicimos a la idea que podrán pasar meses y nosotros tendremos que seguir rascando”. A la fecha, las madres del Colectivo, con apoyo de la Policía Científica, “sabuesos” traídos de Guerrero y peritos de la FGE, han ubicado 75 fosas en dos hectáreas, de las 14 que pretenden analizar. De ese total, nueve fosas ya fueron removidas y procesadas, dando positivo con restos óseos correspondientes a 29 personas distintas. Según Lucía de los Ángeles, activista de Solecito, han hallado fosas con una profundidad superior a los dos metros y medio, para lo cual tuvieron que utilizar trascabos y maquinaria pesada. “¿Cómo entierras a gente de esa forma, sin una complicidad policiaca?”, preguntó. Cuando tuvieron en sus manos las pistas del narcocementerio, las madres que integran el Colectivo Solecito tomaron cursos de antropología forense y criminalística, y entablaron relación con la Relatoría Especial de la ONU y otras organizaciones no gubernamentales. Las mujeres también viajaron a Iguala, Guerrero, para capacitarse en la búsqueda de fosas y contratar a un grupo de “canes” integrado por Jesús Canal, Guadalupe Contreras y Joel Díaz, con el propósito de facilitar la pesquisa de inhumaciones clandestinas. “Ya arrancamos una campaña de exámenes de ADN en todo el estado para facilitar la localización de cuerpos, incluso ésta se aplica a familiares de desaparecidos que ni siquiera tienen denuncia, por miedo, por amenazas o porque no creyeron en la justicia”, destacó Díaz Genao. Desde hace tiempo la vox populi señalaba que en ese sitio enterraban cuerpos, mientras que en redes sociales y páginas electrónicas de células delincuenciales se decía constantemente que el traspatio del recinto portuario era zona de inhumaciones clandestinas. La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) desoyó la súplica de las madres desaparecidas y, peor aún, la FGE aseguró que sus peritos ministeriales habían hecho diligencias y sólo habían encontrado “el esqueleto de un perro”. “La SEIDO tuvo una participación allá, un rompecabezas donde encontró restos. Nosotros desde el principio supimos que la SEIDO no había hecho un buen trabajo, por eso, mejor entre las madres del Solecito decidimos recaudar fondos para hacer la búsqueda, trabajar con nuestros ahorros y contratar a ‘canes’ de Iguala, que son hombres que se dedican al rastreo”, sostuvo Díaz Genao. El tema del traspatio del recinto portuario, añadió, no lo van a soltar hasta que “peinen” y hagan pruebas forenses en las 14 hectáreas que abarca dicha zona, y posteriormente partirán a zonas de Alvarado, donde también tienen indicios de que podría haber otros cementerios clandestinos utilizados por la delincuencia organizada.

Comentarios