Alumno suicida era aficionado a la cacería; están graves tres de las víctimas

jueves, 19 de enero de 2017
MONTERREY, NL (apro).- El joven Federico Guevara Elizondo, que el miércoles 18 se suicidó después de lesionar de bala a cuatro personas en el interior del aula del Colegio Americano del Noreste, era aficionado a la cacería, lo que explica la destreza con la que empleó la pistola calibre 22 al momento de la agresión. En rueda de prensa, el vocero de seguridad estatal Aldo Fasci Zuazua explicó que la familia del muchacho de 15 años es “normal”, sin que alguno de sus integrantes tenga antecedentes penales, además de que el padre practica la caza, actividad que también desempeñaba su hijo. “Es una familia a la que no le hemos encontrado conflictos jurídicos que hayan tenido. El padre es aficionado a la cacería y es poseedor de un número importante de armas para este deporte, muchas de ellas registradas, y el resto no tenemos todavía el informe de la Sedena”, admitió. La pistola utilizada por el muchacho en la balacera que desató al interior del salón de tercer año de secundaria era propiedad del padre de familia, y sabía cómo utilizarla, como se observa en el video del ataque que fue filtrado en redes sociales. “El muchacho también era aficionado a la cacería, por eso su destreza en el manejo de las armas. Y esto explica mucho de las cosas que sucedieron ayer”, justificó el portavoz oficial en su encuentro con los medios para informar sobre los avances de la investigación del caso. No sólo eso, pues también descartó que Guevara tuviera cómplices, como se ha especulado, luego de la revisión del video en que dos muchachos dialogan brevemente con el tirador, y posteriormente dejan el aula antes de que se desencadene la agresión. Fasci dijo que estos estudiantes salieron asustados porque su compañero les mostró la pistola, instantes previos al ataque, y reveló que el atacante comunicó con anticipación a sus compañeros de su proceder violento, aunque no dieron crédito a sus palabras. “En cuanto a lo que se mencionaba de los muchachos que podían ser cómplices, esto se descarta. Efectivamente, el responsable de los hechos sí comunicó a alguno de los muchachos que iba a llevar un arma a la escuela, pero no le creyeron. “Esa es la razón por la que se hizo ese grupito, cuando estaba sentado. Les muestra el arma y por eso salen corriendo. El resto se regresa, muy alterado, y en ese momento es cuando saca el arma y la acciona. Pero no hay responsabilidad para los menores, dada su edad y que les avisó un día anterior”, explicó el vocero. Sobre la filtración del video de la balacera, Fasci dijo que ya hay una investigación interna para determinar si fue alguno de los elementos policiacos el responsable, por lo que son objeto de análisis los teléfonos móviles que llevaban los agentes investigadores que primero llegaron al lugar de los hechos, al sur de esta capital, aunque hasta ahora no se han encontrado en ellos indicios incriminatorios. El portavoz aclaró que Federico Guevara no integraba alguno de los grupos de Facebook identificados como Legión Holk, Hispachan o Secta 100tifika, que publican mensajes que incitan a la violencia y celebran las tragedias con un lenguaje soez y provocador. Igual mencionó que hay por lo menos 10 perfiles falsos del muchacho, que lo muestran con una personalidad equivocada. Manuel de la O, secretario de Salud en la entidad, señaló que continúan graves tres de los afectados por la balacera, quienes son intervenidos quirúrgicamente, entre ellos la maestra Cecilia Solís. “Muy temprano fui a visitar a la maestra. Recibió una herida por proyectil de arma de fuego en el cráneo. Se encuentra en estado grave. Está siendo monitoreada en cuidados intensivos, bien atendida por médicos cirujanos. Hay que esperar de tres a cinco días para que disminuya el edema cerebral, la inflamación para poder dar un mejor pronóstico. “Ahí mismo, en el Hospital Universitario, tenemos a otro joven adolescente, que sufrió herida por proyectil de arma de fuego en el cráneo y se encuentra en estado grave. En un hospital privado del sur de la ciudad ayer fue intervenida por una lesión en el cerebro una jovencita, y hoy a las tres de la mañana volvió a ser intervenida quirúrgicamente porque presentó sangrado cerebral. Salió a las ocho y se encuentra en estado grave”, señaló. Otra niña recibió un disparo en el codo, con salida en el hombro, y ya se recupera de la lesión, explicó. El funcionario estatal confirmó que los padres del muchacho muerto donaron sus órganos, algunos de los cuales fueron hoy mismo utilizados. Se implantaron el hígado y los dos riñones, mientras se espera un paciente para que le puedan proporcionar las córneas. Este jueves por la mañana, en diversos municipios del área metropolitana, se reactivó la Operación Mochila mediante la que fueron revisadas las bolsas y contenedores que llevan los muchachos, con el fin de detectar armas o drogas. En el exterior de los planteles se observaron filas de alumnos que eran sometidos a revisión antes de ingresar a sus salones. Esta tarde, la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Sofía Velasco, convocó a conferencia de prensa para aclarar que estos operativos a las pertenencias de los alumnos deben ser efectuados por civiles relacionados con la escuela y no por uniformados. Para respetar los derechos de los menores, a cada estudiante se le debe avisar que habrá una revisión intrusiva en sus mochilas, pero ésta debe ser realizada por una comisión designada al interior del plantel. “Debe ser con el consentimiento de madres y padres de familia y se debe informar a la comunidad estudiantil que va a haber revisión de objetos y avisarle a las familias para que sepan de qué se trata. Las sociedades de padres de familia deben estar informadas. Al interior de la escuela debe haber una brigada con personal directivo, administrativo, psicólogos y padres de familia. Las revisiones deben hacerlas con personal del plantel, no los policías”, aclaró.