Culpan a administrativos de hospital de Acapulco por fármacos tóxicos contra el cáncer

lunes, 30 de enero de 2017
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- La jefa del departamento de Oncopediatría del Instituto Estatal de Cancerología (Iecan), Ana Bertha Rivera, admitió que el área administrativa del nosocomio adquirió fármacos genéricos no aptos para quimioterapias, debido a que “no se dieron cuenta de las marcas ni lo que entregó” el laboratorio distribuidor de medicamentos. De esta forma, la especialista se deslindó del uso y aplicación de medicamentos que en agosto pasado pusieron en riesgo la vida de niños y mujeres que padecen cáncer y son atendidos en este hospital ubicado en el puerto de Acapulco. Lo anterior durante una rueda de prensa realizada esta mañana en el Iecan, donde Rivera Ramírez afirmó que en cuanto los médicos se dieron cuenta de la irregularidad, se ordenó al director administrativo Nelson Rodríguez Cisneros que no dejaran de adquirir medicamentos de patente de laboratorios como Asofarma y Pierre Fabre, “ya que no somos un hospital inexperto ni improvisado”, acotó la especialista. La oncóloga no explicó por qué los médicos aplicaron el fármaco denominado methotrexate en niños y mujeres con cáncer cuando el medicamento se dejó de suministrar desde hace 10 años ante las reacciones graves que causaba en los pacientes, tal como ella mismo lo dio a conocer en su reporte de queja fechado el 26 de agosto anterior. La jefa del área pediátrica del Iecan dio a conocer esta mañana su versión de los hechos que proceso.com.mx reveló este sábado 28, luego de que hace cinco meses ella y el doctor Marcelino Gaytán Ángel denunciaron vía oficio que los directivos del hospital habían sustituido medicamentos patentados por fármacos genéricos que “no cumplen con estándares de calidad, como estudios de bioequivalencia, farmacocinética y eficacia” en la aplicación de quimioterapias. Los pacientes sometidos a estos tratamientos estaban presentando cuadros de “intoxicación con riesgo de muerte”, y los médicos calificaron como una irresponsabilidad el hecho de cambiar los laboratorios patente a farmacéuticos de nuevo ingreso. Al respecto, Rivera Ramírez dijo que al investigar la causa por la que en ese entonces al menos cuatro pacientes estaban presentado reacciones secundarias que ponían en riesgo su vida tras la aplicación de quimioterapias, los médicos descubrieron que los directivos del Iecan habían cambiado de empresa distribuidora de antibióticos y fármacos de quimioterapia. Por ello se hizo la observación por escrito al director Jorge Eblem Azar Silvera y les informaron que se había terminado el contrato con el laboratorio que suministraba el medicamento de patente. Enseguida, dijo textual: “Normalmente lo que hace el encargado de compras es pedir a un distribuidor, ‘dame methotrexate, cefalotina y amikacina’, y el distribuidor entrega, y no se dieron cuenta de las marcas y fármacos que nos estaban dando”. Cuando los médicos se percataron de que los fármacos genéricos no eran aptos para el tipo de tratamiento de los pacientes, exigieron al área administrativa que no dejara de adquirir los medicamentos de patente de laboratorios como Asofarma y Pierre Fabre, indicó. Hasta el momento las autoridades de Salud en la entidad y los directivos del Iecan no han explicado por qué decidieron cambiar medicamentos de patente por fármacos genéricos que pusieron en riesgo la vida de pacientes oncológicos, sobre todo niños y mujeres, como lo denunciaron los dos médicos del hospital.