Trabajadores de empresa japonesa en Colima exigen respeto a derechos laborales

lunes, 30 de enero de 2017
COLIMA, Col. (apro).- Después de un paro técnico, trabajadores de la manufacturera japonesa Yazaki se plantaron en las instalaciones de esa empresa en esta ciudad en demanda del respeto a su antigüedad laboral y a sus prestaciones, luego del cambio de propietario de la compañía, que antes era Manufactura Avanzada de Colima S.A. (MACSA). La protesta laboral empezó con un paro técnico de una hora alrededor de las cuatro de la tarde; posteriormente, los empleados de la armadora de arneses eléctricos instalaron un plantón con la exigencia de que se presenten los directivos de la empresa para negociar sus demandas y establecer el compromiso de que no habrá represalias contra ellos. Sin embargo, tras el paso de las horas sin ser atendidos, los trabajadores decidieron impedir la salida y entrada de camiones de la empresa hasta ser escuchados. Hasta la noche de este lunes continuaba el plantón. En representación de los inconformes, Jorge Armando Álvarez denunció que durante la manifestación han recibido amenazas y hostigamiento por parte de supervisores y directivos de la empresa, quienes les advirtieron que si no suspendían las protestas, serían despedidos. Dijo que a pesar de que en noviembre pasado se realizó el cambio de patrón, no se informó ese hecho a los trabajadores, quienes a mediados de enero se enteraron que fueron dados de baja y de alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), lo que afectó el ejercicio de sus derechos al quedar como trabajadores de nueva contratación. También se quejó de que el sindicato oficial, encabezado por la exdiputada local y actual regidora Socorro Rivera Carrillo, ha traicionado a los trabajadores, pues “nunca nos ha respaldado y siempre ha apoyado a la parte patronal”. La demanda principal, indicó, es que se liquide a cada trabajador conforme a su antigüedad y que se les vuelva a recontratar por parte de la nueva empresa. Por su parte, la delegada estatal del PRD, Martha Zepeda del Toro, asesora legal de los trabajadores inconformes, expuso que con esa protesta no se intenta dañar a la empresa sino proteger la planta laboral. “Se ha intentó el diálogo y se buscó la mediación de la Secretaría del Trabajo por conducto de su titular, Vicente Reyna Pérez, quien ya se presentó a platicar, pero la empresa no ha tenido la intención de dialogar; ellos les causaron daño a los trabajadores que con los movimientos realizados ya tienen la afectación en el Infonavit, en el Seguro Social y en el Fonacot”. Zepeda del Toro refirió que hay muchos casos en lo que han ido al IMSS y no están vigentes en sus derechos o llevan a sus hijos a las guarderías y no se los aceptan, además de que han ido a solicitar créditos del Fonacot y se los niegan. “La petición es muy concreta: si va a haber un nuevo contrato de trabajo, como lo han planteado, que todos los trabajadores sean liquidados y recontratados; o si va a continuar la relación laboral mediante la sustitución patronal, que esto lo manifiesten mediante un convenio que quede depositado en las juntas local y federal de Conciliación y Arbitraje para darles garantías de que no va a ser afectada su antigüedad”. Martha Zepeda comentó que como resultado de las primeras protestas, la empresa ofreció entregar a los trabajadores un documento en el que se comprometía a respetar su antigüedad, pero en realidad deja en la indefensión a los trabajadores, pues contiene muchas inconsistencias jurídicas, como entregarlo con fecha retrasada a noviembre cuando en realidad Yazaki apareció como razón social a principios de enero. También, señaló, hay incongruencias en la documentación sobre la sustitución patronal y no se establecen las fechas en que serán restituidos de sus derechos ante los demás organismos. “Ante estas dudas e incertidumbres exigimos que mínimamente se dé esa tranquilidad a los trabajadores, con un documento que así como se los entregan físicamente sea depositado en la Junta de Conciliación y Arbitraje, que es a lo que se ha estado negando”, concluyó.