Reina unidad social, empresarial y docente durante marchas en Chiapas

sábado, 7 de enero de 2017
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (proceso.com.mx).- Como pocas veces juntos, maestros, estudiantes, empresarios proveedores del gobierno, profesionistas, activistas defensores de derechos humanos, campesinos, transportistas, amas de casa, burócratas y hasta niños salieron a las calles en Tuxtla, San Cristóbal, Tapachula, Palenque y Comitán, para repudiar así el gasolinazo y las medidas tomadas por el presidente Enrique Peña Nieto.   Durante la mañana y por la tarde de este sábado, se movilizaron miles de personas en las ciudades mencionadas para exigir dar marcha atrás al alza en la gasolina que conlleva, dijeron, el alza en otros productos y servicios que afectarán no sólo a las personas que usan vehículos de automotor sino a todas las personas que no tengan vehículos, los más pobres, lo más necesitados.   En Tuxtla, Tapachula y Comitán, se reportaron las marchas durante la mañana sin incidente violento alguno, las marchas de hombres y mujeres de todos los sectores que se unieron para dar un grito juntos en contra del gasolinazo. En la tarde se movilizaron en Palenque y San Cristóbal de Las Casas.   En estas ciudades las fuerzas federales, estatales y municipales estuvieron alertas ante el temo de que actuaran grupos violentos que provocarán saqueos en tiendas y centros comerciales.   En las marchas de Palenque y Tuxtla, previo a la marcha se pidió a todos los manifestantes detener o expulsar de los contingentes a quienes fueran con palos o encapuchados. Pidieron de ir de blanco para enviar el mensaje de que esta sería una protesta pacífica.   Durante el trayecto de las marchas en estas ciudades, tiendas comerciales como Aurrerá, Soriana, Walmart, Elektra, tiendas de autoservicio como Oxxos y muchas más fueron cerradas, las cortinas bajadas y los empleados esperando fuera a que pasara la marcha.   En Tapachula, el Ejército Mexicano, con la Policía Federal, la estatal y la municipal vigilaron que nadie atentara contra los negocios y empresas privadas. En Tuxtla, el propio titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad Municipal, Moisés Grajales encabezó el operativo de seguridad.   Un kilómetro antes de llegar a la plaza central, los manifestantes capturaron a un presunto infiltrado de nombre Alejandro Lázaro Betanzos, al parecer miembro de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), a decir de los líderes del movimiento llevaba dos cargadores de arma de fuego. Quien fue entregado al final de la marcha por los manifestantes a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), quien a su vez lo puso a disposición de la policía municipal tuxtleca.     La marcha en Tuxtla estuvo conformada por varios bloques y contingentes muy definidos, el primero los llamados miembros de la “Sociedad Civil en Resistencia Ya Basta”, otro más por estudiantes normalistas, uno más por maestros de las Secciones 7 y 40 del CNTE y SNTE, organizaciones sociales y campesinas y otros grupos que se fueron sumando al paso del contingente.   En San Cristóbal de Las Casas la marcha estuvo encabezada por la Asamblea Popular de los Altos de Chiapas, dirigida por maestros y maestras de la CNTE que se vincularon a grupos de la sociedad civil de esa ciudad.   Carlos Reyes, uno de los voceros de la Sociedad Civil en Resistencia Ya Basta de Tuxtla, fue el orador en el mitin, quien expresó que salieron a las calles para expresarle así al presidente Enrique Peña Nieto  su rechazo al alza del combustible.   “Los ciudadanos que hoy nos encontramos de manera pacífica y organizada, estamos en esta movilización ciudadana de manera consciente y responsable para frenar a este mal gobierno neoliberal que nos ha oprimido y saqueado durante más 70 años, hemos sufrido la explotación de un pequeño grupo que se ha beneficiado del trabajo del pueblo de México quienes únicamente representan el 1% de las familias, mismos que como parásitos viven enraizados en nuestra sangre mexicana”, dijo Reyes.   “Hoy nos unimos y manifestamos el repudio total a las reformas estructurales, el alza de los precios en combustibles, al despido masivo injustificado de burócratas y retención de salarios en el estado de Chiapas, el alza de la canasta básica, la privatización a ultranza de nuestros recursos naturales, el gasto excesivo de los gobernantes y funcionarios públicos , las desapariciones forzadas y crímenes de lesa humanidad, actos de terror y pánico para crear psicosis  generalizada, las pensiones de los expresidentes de México, ya que con todo esto únicamente se ha  empobrecido al pueblo Mexicano”, agregó Reyes.   En el acto se entonaron el Himno Nacional Mexicano y el Himno a Chiapas, y los manifestantes demandaron revertir el alza de los precios a las gasolinas, no incrementar el precio del pasaje en el transporte público, juicio político al presidente de la república, Enrique Peña Nieto, abrogación de las reformas estructurales y sus leyes secundarias, entre otros reclamos.   La Secretaría de Seguridad Pública municipal de Tuxtla Gutiérrez reportó saldo blanco durante la marcha-manifestación que distintos sectores sociales encabezaron en la capital chiapaneca.   Durante la marcha, personal de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos Chiapas (CEDH), estuvo presente en el desarrollo de la marcha de protesta de diversos sectores de la población por el incremento al costo de la gasolina, manifestación que se dio de manera pacífica.   En el desarrollo de la misma, integrantes de la Organización Frente de Unión Revolucionaria de México, quienes realizaban la protesta detuvieron a Alejandro Betanzos Lázaro que se identificó como personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas (PGJE), por lo que decidieron llevarlo a las instalaciones de este organismo defensor de los derechos humanos, en donde el director de quejas, Leopoldo Abel Esquinca Sarmiento pudo constatar el estado físico en que fue presentado dicha persona.   Con las consignas “Fuera Peña”, “Peña, entiende, la patria no se vende”, “Chiapas petrolero y el pueblo soin dinero”, “Mayores impuestos, menor educación, eso es para el gobierno la modernización”, cerró el mitin.   Cientos de camiones de pasaje, microbuses y combis del transporte público local, marcharon también tras el contingente humano en contra del gasolinazo. Con sus claxon y sus consignas en los parabrisas expresaron así su rechazo al gasolinazo.