Colima: acusan falta de seriedad en denuncia contra funcionario por intento de despojo a campesinos

jueves, 19 de octubre de 2017
COLIMA, Col. (apro).- A un mes de la instalación de mesas de negociaciones para analizar los señalamientos contra el secretario general de Gobierno, Arnoldo Ochoa González —acusado de pretender despojar de un terreno de 284 hectáreas a una familia de campesinos—, no se ha logrado avanzar porque “ha faltado seriedad” a los abogados designados por el gobierno estatal, se quejó Francisco Javier Osorio Medina, uno de los afectados. Con el apoyo de la organización El Barzón e integrantes de Morena, la familia Osorio Medina instaló a principios de julio pasado un plantón frente al Palacio de Gobierno, que se prolongó por más de 70 días y fue levantado poco antes del 15 de septiembre, bajo la promesa del gobierno de José Ignacio Peralta de abrir un espacio de diálogo para analizar el expediente del caso. El principal argumento de los afectados en las denuncias públicas realizadas es que, valiéndose de los cargos públicos que ha ocupado, entre ellos el de gobernador interino, el funcionario habría incurrido en tráfico de influencias para lograr que le fuera escriturado el terreno, pese a que presentó documentos amparados en “firmas falsificadas”. Durante el plantón, la demanda central fue la renuncia del secretario de Gobierno mientras se resuelve el juicio de nulidad promovido por la familia Osorio Medina, por lo que el objetivo de las mesas de negociación es analizar los expedientes para que el gobernador, José Ignacio Peralta Sánchez, cuente con elementos para decidir al respecto. No obstante, en entrevista, Francisco Javier Osorio dijo que más que un análisis objetivo del expediente del caso, los abogados dependientes de la Secretaría General de Gobierno “han mostrado una tendencia a tratar de justificar y proteger a su patrón”. Osorio Medina dijo esperar que el gobernador acepte modificar el esquema de las mesas de negociación, para que se reconozca la verdad del caso con base en los expedientes, que no pueden ser modificados por nadie porque se encuentran en varias instancias. “Le pido al gobernador —añadió— que ponga gente más seria, que no sean los abogados de la Secretaría General de Gobierno, porque es como decirles ‘ten este rojo y mantenlo que sea rojo, y eso va a ser’, pero no se llega a nada con eso; necesitamos que tengan la convicción de decir la verdad, de ser gente honesta, de principios, de buenos valores, no estamos pidiendo nada más, sólo que sean honestos, que no sean personas perversas, sucias, que manejen el perfil que debe tener un gobernante”. Osorio Medina refirió que él siempre les ha dicho a sus interlocutores que no espera que lo beneficie alguien, pero tampoco quiere que lo perjudiquen, sino que las cosas se vean conforme a derecho, porque “si seguimos así va a seguir chueco todo esto”. Estimó que para el funcionamiento de las mesas de diálogo —a las que el director general de Gobierno, Ramón Pérez Gutiérrez, sólo ha asistido en dos de cuatro ocasiones—, debió haber sido nombrado un árbitro independiente totalmente a las partes, como un representante de la Comisión de Derechos Humanos del Estado o algún activista de la sociedad civil. En las deliberaciones, manifestó, su abogado, Manuel Morfín, ha insistido en los vicios que tiene el proceso, por ejemplo, el hecho de que está basado en recibos de supuesto pago, que “además de falsos no cumplen con las características de compraventa de nada, por lo cual no compró nada, pues deben tener tres elementos para que se concluya una compra: el precio real, las colindancias del terreno y haberlo pagado, pero nada de eso tienen los recibos”. Calificó conveniente que se designe a una persona mediadora que sea imparcial, pues “yo no tengo miedo a decir la verdad ni a que me digan la verdad; yo estoy esperando nada más justicia, porque este señor (Arnoldo Ochoa) es una persona muy deshonesta, que no da la cara”. Si Arnoldo Ochoa fuera una persona honesta, dijo Javier Osorio, tendría que hacer dos cosas: una, salir con sus documentos originales, decir ‘aquí están, compré bien, vamos haciendo peritajes y lo que ustedes crean conveniente con los documentos para que vean que son reales’ o de lo contrario tendría que salir a decir ‘me equivoqué, he estado en lugares donde he podido hacer las cosas que se me han prestado y discúlpenme’, aquí está”. —¿Se puede llegar a algo con las mesas de negociación? —Creía en la honestidad de las personas y malcreí que esto se iba a solucionar ahí, pero ya veo que no va a ser así. Este señor, Arnoldo Ochoa, a pesar de todas las pruebas, a pesar de todo el desenlace de esto, no quiere reconocer que está haciendo un robo. Va a tener que seguir el juicio, pero vamos a tener que estar bien atentos, y les pido a los medios que nos ayuden a difundir la verdad, que es lo que estamos buscando y es lo que vamos a buscar en los juicios, nada más necesitamos estar muy atentos en los juzgados para que no vuelva a torcer la ley este señor a su favor.

Comentarios