Graco Ramírez cancela el Morebús; destinará ese fondo a la reconstrucción

jueves, 19 de octubre de 2017
CUERNAVACA, Mor. (apro).- La falta de recursos para la reconstrucción en la entidad y el compromiso público de Graco Ramírez por apoyar a las familias que no entrarán en el Fonden, orilló al gobernador perredista a cancelar uno de sus proyectos más importantes, anunciado desde el inicio de su administración: el Morebús. En el fondo de la decisión está el hecho de que el mandatario necesita recomponer su imagen de cara al próximo proceso electoral, no sólo por el hartazgo de la sociedad morelense derivado de la falta de seguridad y el colapso de la economía local, sino por la agudización de su desprestigio provocado por el intento de acaparamiento de la ayuda para los damnificados. A un mes del sismo del martes 19 de septiembre, que dejó a Morelos con 74 muertos, casi 30 mil viviendas dañadas, miles de damnificados, la economía hundida por la parálisis, la infraestructura colapsada, y más de 200 edificios de patrimonio histórico y cultural con daños estructurales, el mandatario estatal optó por bajar la cortina a un proyecto del que tendría el control total y que implicaba erogaciones por mil 350 millones de pesos. Porque al final, de cara a los comicios del 2018, lo que urge al gobierno de Graco Ramírez es reposicionarse y, con él, a su delfín, Rodrigo Gayosso Cepeda, su hijastro y dirigente estatal del PRD, quien se encuentra en campaña desde hace meses, con la instalación de espectaculares y la difusión de programas sociales como propios en unidades del transporte público. Por ello, este jueves, en reunión con parte de su gabinete y los 33 alcaldes de Morelos, el mandatario presentó un diagnóstico con 22 mil viviendas afectadas, de las cuales 6 mil 919 registran daños totales. De estas últimas, según el propio Graco Ramírez, la Federación sólo se hará cargo de casi tres mil. Por ello, aseguró que el gobierno del estado deberá aportar cerca de tres mil millones de pesos para la reconstrucción. Después de guardar un minuto de silencio, el mandatario anunció que cancelará el proyecto del Morebús, con lo que “redireccionará” mil 350 millones de pesos, con la autorización del Congreso local, recursos que serán utilizados en la reconstrucción de la entidad, tema que incluirá, además de las viviendas, cerca de 84% de los planteles educativos, 30 de ellas con daño total, 192 centros de salud con daños y tres que deben ser demolidos; 63 iglesias católicas y 55 templos evangelistas. En relación con la infraestructura carretera resultaron dañados 23 tramos carreteros y 20 vialidades urbanas; ocho presas, 29 canales y bordos, 50 tanques de almacenamiento, 17 líneas de conducción de líquido, 39 pozos y una olla de captación de agua afectados, con los efectos de carencia en miles de poblados y comunidades. En cuanto a las llamadas “unidades económicas”, desde micro hasta macro, fueron afectadas unas cuatro mil 822. Todos estos efectos requieren cinco mil 700 millones de pesos, que significa más de 20% del presupuesto anual del estado. En principio, Graco Ramírez había presentado una propuesta para crear un fideicomiso que se decretó con el nombre de “Unidos por Morelos”, mismo que nacería con un fondo de 300 millones de pesos provenientes de recursos para fortalecer a los municipios y del Fondo de Aportaciones para Infraestructura Social (FAIS), recursos para el combate a la pobreza. No obstante, los municipios amagaron con rebelarse por el despojo de esos recursos, así que el gobierno de Graco Ramírez ha instrumentado una nueva estrategia para reunir los fondos necesarios para la reconstrucción. En ese marco se da la cancelación del Morebús, proyecto prometido desde el inicio de la administración perredista. El objetivo era “reordenar” el transporte, aunque el anuncio causó resistencia de parte de los grupos transportistas en el estado. Sin embargo, el recurso restante para la reconstrucción no está claro de dónde provendrá, aunque algunos observadores han alertado sobre la posibilidad de que se solicite un nuevo crédito que se sume a los más de siete mil millones que componen la deuda de Morelos, mismos que aumentaron en más de cinco mil millones sólo en la actual administración.

Comentarios