Activista denuncia impunidad en el feminicidio de la 'niña de las calcetitas rojas”

lunes, 30 de octubre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El 18 de marzo fue hallado en un baldío de Ciudad Nezahualcóyotl, en el Estado de México, el cuerpo de una menor de entre cuatro y cinco años sin que hasta ahora se sepa su identidad. El cuerpo ultrajado tenía visibles marcas de violencia física y sexual. Ya pasaron siete meses del hallazgo de la “niña de las calcetitas rojas” y aunque su cuerpo fue a parar a una fosa común, hace dos días la activista Verónica Villalvazo, mejor conocida como Frida Guerrera, lanzó nuevamente una campaña en redes sociales en el que alude a la menor, pues intenta recabar información para conocer su historia, comenta la activista a Apro. Frida se enteró de esa muerte por el periódico y comenzó a indagar con los vecinos de la colonia El Sol. Leyó que en un terreno ubicado entre la avenida Bordo de Xochiaca y calle Virgen del Camino, justo en el camellón ubicado frente a una base de autobuses, se encontraba en el asfalto el cuerpo semidesnudo de una menor. La niña vestía una sudadera verde agua, una blusa morada con un hada de la compañía de entretenimiento infantil Walt Disney. Unas calcetas rojo cubrían sus pies y calzaba unas botitas negras. Su cabeza descansaba en una cobija de algodón, de colores y osos dibujados. A un lado de su cuerpo estaba pant blanco, un overol amarillo y su ropa interior. El cuerpo presentaba visibles huellas de violencia, explicó en entrevista telefónica la activista, quien también tuvo acceso a las fotografías del levantamiento del cadáver. Tenía mordeduras y hematomas. Por eso insiste en que se trató de un feminicidio. La campaña que inició en la página donde denuncia los hechos violentos cometidos contras las mujeres de este país y los miles de desaparecidos, también es para denunciar y cuestionar al menos tres de las actuaciones de Irma Millán Velázquez, la fiscal especializada en Feminicidios de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM): La dependencia se negó a dar a conocer fotografías sobre el rostro de la menor, lo que imposibilita la localización de sus familiares. En marzo, luego de la presión que ejerció la activista en marchas y por medios de comunicación, las autoridades insinuaron que la foto era falsa y negaron la existencia de la niña. En junio se dio a conocer que el cuerpo había sido tirado en una fosa común. Otro de los principales cuestionamientos, según la activista, es que la Fiscalía se niega a admitir que fue un feminicidio. La autoridad encargada de investigar los delitos contra las mujeres en el estado número uno de feminicidios, lo califica de infanticidio. Pero la activista se rebela: “No es infanticidio, es un feminicidio: la niña fue encontrada en las mismas circunstancias en la que dejan a las mujeres en este país: su cuerpo expuesto y con visibles signos de violencia sexual. Eso para mí ya implica un feminicidio infantil”. “Falta sensibilidad de la Fiscalía, faltan acciones de su parte”, insiste. De acuerdo con el número de feminicidios de niñas que ha contabilizado desde febrero de 2016, tan sólo este año van 77 casos de niñas asesinadas en todo el país por cuestiones de género. Sin embargo, las autoridades no le dan la dimensión real a este problema dice. “Es un tema grave, no nada más son tres niñas. Si de por sí no reconocen los femicicidios, ¡imagínate hablar de feminicidio de menores!”, señala, y menciona el caso de Dayana, una menor de cinco años cuyo cuerpo fue encontrado en Sinaloa el fin de semana pasado. Con su campaña en redes sociales, Frida Guerrera –quien en marzo pasado también denunció las amenazas de muerte que recibió tras dar a conocer el caso de la “niña de las calcetas rojas”– insiste en la búsqueda de la familia y la vida de la menor. “#CalcetitasRojas; Yolloxochitzin; un feminicidio donde el dolor no cede”, reza en sus redes sociales.  

Comentarios