Piden calaverita... y los detienen por alterar el orden

miércoles, 1 de noviembre de 2017
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Por escandalizar en la vía pública, policías municipales de La Concordia, encabezados por el mando único, Josué Hernández Villareal, detuvieron la noche del martes a una veintena de niños que salieron a pedir calaverita y dulces a las calle. Esta acción encolerizó a la población que se concentró para protestar en las puertas y pasillo de la presidencia municipal y exigieron al alcalde, Emmanuel Córdova García, la libertad inmediata de los menores, así como una disculpa pública por el agravio. Los chicos, de entre 10 y 17 años, fueron detenidos en uno de los barrios de La Concordia, por los elementos municipales, quienes tras recibir un reporte de que andaban lazando huevos, los buscaron y detuvieron para luego trasladarlos a la cárcel municipal. “Según por alterar el orden en nuestro pueblo y andar quebrando huevos, eran alrededor de 20 niños y adolescentes los que fueron detenidos y encarcelados como viles delincuentes les quitaron los celulares y fueron agredidos, subidos a las camionetas con violencia y golpes, dentro de esos niños un sobrino mío al que le doblaron sus bracitos al subirlo con violencia y maltrato al carro”, dijo la maestra Liliana Barragán Merino, habitante de ese lugar. Señalaron que, por el uso de la fuerza pública en contra de los menores, uno de ellos hasta se orinó en los calzones. Otros más lloraron del susto. Los padres y madres indignados acusaron al comandante y mando único municipal, Josué Hernández Villareal, de encabezar el operativo contra los menores. De igual forma, señalaron al mando municipal, José Ángel Guzmán Torres, como la persona que “amenazó con trasladarlos al reclusorio juvenil a tres de los detenidos por ser mayores de 14 años, pero menores de 18. Mientras eran encerrados en la cárcel municipal, un agente identificado por los padres con el apellido de “Altuzar” “agredió físicamente a los menores mientras realizaban la detención”, dijeron. Los niños fueron liberados por presión, sin embargo, exigieron que intervengan los organismos defensores de derechos humanos para que no vuelva a ocurrir, e insistieron en que el alcalde se disculpe públicamente con los padres, madres y los menores detenidos.

Comentarios