En Coahuila sigue pendiente la tarea de localizar a más de mil 800 desaparecidos: FUUNDEC

jueves, 23 de noviembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A una semana de que concluya el gobierno de Rubén Moreira Valdés, la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila y en México (FUUNDEC-FUNDEM) planteó como “tarea pendiente” dar con el paradero de las más de mil 800 personas desaparecidas en el estado e identificar los más de 500 cuerpos sin nombre en fosas comunes. “Solo así podremos vencer la impunidad, acercar la justicia y revertir este flagelo para así garantizar la no repetición”, puntualizó en un comunicado difundido este jueves. Luego de señalar que iniciarán una nueva etapa, en la que los avances en materia de política pública deben mantenerse y superarse, los familiares de personas desparecidas precisaron que para FUUNDEC-M la justicia “implica innegociablemente encontrar a las personas desaparecidas y conocer la verdad”, para poner fin a la corrupción y la falta de justicia en México. Recordaron que desde el 19 de diciembre de 2009 se organizaron para exigir la búsqueda efectiva de sus seres queridos desaparecidos, verdad, justicia y no repetición. Para las familias de las víctimas, subrayaron, conocer la verdad va íntimamente ligado a la justicia; conocer los orígenes del crimen aporta elementos para encontrar a todas las personas desaparecidas y para implementar una política de Estado que impida la repetición de estos graves crímenes de lesa humanidad. “La justicia conlleva, en nuestro entendimiento, encontrar a nuestros seres queridos, defender y reivindicar sus derechos arrebatados, el castigo a los culpables y la reconstrucción del tejido social”. De acuerdo con el comunicado, a partir de 2012, en acuerdo con el gobernador Rubén Moreira Valdés, la organización logró instalar un modelo de diálogo e interlocución, siguiendo una agenda integral con enfoque de derechos humanos “y con el valioso aporte del Grupo Autónomo de Trabajo (GAT)”, lo que facilitó la construcción de acuerdos para incidir en la política pública estatal en materia de desapariciones. Entre los avances importantes destacó la tipificación de la desaparición como un delito autónomo, que sentó un precedente nacional en el reconocimiento del delito en el estado de Coahuila, y la reforma constitucional para prohibir la desaparición en Coahuila, además de la implementación del Programa Estatal de Atención a Familias de Desaparecidos (Profade). “El gran reto y tarea pendiente es dar con el paradero de las más de mil 800 personas desaparecidas en Coahuila, identificar los más de 500 cuerpo sin nombre en fosas comunes y los más de 20 mil fragmentos de restos humanos localizados en fosas clandestinas”, subrayó. En ese sentido, FUUNDEC-FUNDEM exhortó al nuevo gobernador electo de Coahuila y al fiscal general a dar seguimiento al proceso de diálogo y acuerdos emprendido con Moreira Valdés, priorizando la búsqueda con vida de los desaparecidos y realizar “acciones innovadoras y contundentes” para encontrar a todas las personas desaparecidas en la entidad, garantizando la verdad, justicia y medidas de no repetición. Asimismo, mantener el Grupo Autónomo de Trabajo como principal mediador del diálogo entre familias y gobierno. Y, entre otros puntos, que se realicen las investigaciones correspondientes contra quienes cometieron estos atroces crímenes de lesa humanidad, y mantener la participación de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU y el Comité Internacional de Cruz Roja. Exigió instrumentar de manera inmediata la armonización de la Ley General de Desaparición Forzada y Desaparición por particulares, así como la constitución de la Comisión Estatal de Búsqueda, “retomando los importantes avances que ya generamos en Coahuila, garantizando la participación de las organizaciones de familiares y organismos civiles de derechos humanos”. Finalmente, la organización agradeció públicamente “el importante e invaluable aporte” de los miembros del Grupo Autónomo de Trabajo, de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, del Comité Internacional de la Cruz Roja, de la Academia Interamericana de Derechos Humanos de Coahuila, “y una especial mención nos merece” la compañera Dolores Soto, quien de manera sabia, inteligente y generosa “ha acompañado este proceso”. También agradeció al Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, “quienes son nuestro principal apoyo, guía, nuestros catedráticos de los derechos humanos, sensibles y solidarios compañeros de nuestro andar y en el dolor, aguerridos inspiradores en nuestra incansable lucha, que han dado todo por nuestra causa, sin preocuparse en las consecuencias que implica la constante búsqueda de la verdad y la justicia”.

Comentarios