Que autoridades emulen unidad de ciudadanos ante sismo: nuncio apostólico de El Vaticano en Morelos

viernes, 3 de noviembre de 2017
JOJUTLA, Mor. (apro).- En medio de la zona más afectada de la colonia Emiliano Zapata, en Jojutla, donde todavía se pueden observar escombros, viviendas seriamente dañadas y familias que esperan en las calles el apoyo del gobierno, ahí llegó Franco Coppola, nuncio apostólico de El Vaticano, e hizo un llamado a que las autoridades aprendan, “como el pueblo mexicano”, a ser unidos y solidarios. El representante papal en México hizo un recorrido por la zona, ofreció una conferencia de prensa, escuchó testimonios y a las 16:30 horas presidió una misa en Jantetelco, lugar donde hace dos siglos Mariano Matamoros, párroco del lugar, se levantó en armas y se unió al movimiento de Independencia. Lo acompañaron los sacerdotes de la Diócesis de Cuernavaca encabezados por el obispo Ramón Castro Castro, así como por el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Alfonso Miranda Guardiola; el obispo emérito, Florencio Ochoa, antecesor de Castro; y un personaje que surgió de esta diócesis, Onésimo Cepeda, actual emérito de Ecatepec. Durante la conferencia, Coppola aseguró que “es evidente que hay muchas necesidades y el nivel de respuesta oficial no está para dar respuesta a todas las necesidades que dejó al descubierto el sismo. Yo no sé si (actualmente) es peor o es mejor, pero sí hay mucha diferencia entre lo que se necesita y lo que se hace. Hay un espacio para mejorar”, en referencia a la lenta respuesta de los gobiernos federal y estatal por la tragedia en Morelos. Luego, hizo un amplio reconocimiento a la solidaridad entre el pueblo mexicano: “Estos días fueron días en medio de la tragedia, en que México se unió. Sólo Fuerza México había. Por un momento se olvidaron las divisiones, los partidos, las polémicas que ahora están reiniciando. Creo que este regalo de esta unidad que nos dio esta tragedia es algo que tenemos que guardar, no para dividirnos, sino para tratar verdaderamente de pensar sólo en el bien de los demás”. En un templete acompañado de la bandera de El Vaticano, con una malla-sombra, el prelado dijo que reconoció los abusos en distintas zonas del país: “Hubo desafortunadamente, aquí y en otros lugares, personas que se han aprovechado. Es lamentable, sobre todo por esas personas que pierden en humanidad. No sienten con todo el pueblo este dolor común y esta hermandad que se crea. Espero que todos hayamos aprendido algo de esta tragedia. Sobre todo, aprender del pueblo esta unidad y esta solidaridad. Eso sería un gran ejemplo que tendríamos todos los que tenemos responsabilidad para mantener unido al pueblo y para ser solidarios con nuestra población”, aseguró. Franco Coppola dijo que Italia, su país, también ha padecido sismos, pero “he visto aquí una manera de enfrentar este desastre mucho más rápida de lo que yo he visto en Italia. Estamos a 40 días de cuando pasó el terremoto y ya no se ve los edificios dañados. Como dijo bien el párroco, se está tratado de liberar los lugares de los escombros, para pasar enseguida a la etapa de la reconstrucción”. Además, hizo un reconocimiento a los jóvenes: “Me alegro en esta desgracia por la determinación del pueblo mexicano para construir. No se queda sentado, con los brazos cruzados, todos están trabajando para reconstruir sus lugares. Se ve que es un país joven. Porque los jóvenes no se quedan sentados, enseguida tratan de seguir, de reconstruir la vida”. En su oportunidad, Alfonso Miranda, presidente de la CEM, informó que los sismos dejaron daños en mil 760 iglesias, capillas y templos, algunos de ellos, como 14 Diócesis de Morelos, que son Patrimonio Mundial de la Humanidad. Ramón Castro informó que son 320 templos dañados, y 60% de parroquias afectadas, aunque aclaró que todos los monumentos históricos tienen un seguro. “El INAH es quien tramita los seguros. Estamos esperando que los ajustadores lleguen a todos los templos. Están en un proceso de apuntalamiento para que no se derrumbe más de lo que ya está. Luego vendría el proceso de reconstrucción. Estamos en ese proceso y esperamos que sea factible. Es muchísimo lo que hay que hacer”, concluyó. Previo a la conferencia, el nuncio apostólico de El Vaticano escuchó testimonios de las personas que perdieron todo a consecuencia del sismo. También ofreció un mensaje de solidaridad y compasión del Papa Francisco e informó que la Iglesia hace un llamado a sus feligreses para la cooperación con sus prójimos.

Comentarios