Ataques de hombres armados empujan al desplazamiento de otros 800 indígenas de Chenalhó

viernes, 1 de diciembre de 2017
CHENALHÓ, Chis. (apro).- Indígenas tzotziles de este municipio de los Altos denunciaron que ellos también han sido agredidos por hombres armados que operan en Chalchihuitán, y hace más de 40 días cerca de 800 personas, entre hombres, mujeres, ancianos y niños, sobreviven escondidos entre milpas y cafetales. Tras revelarse que hay unos cinco mil indígenas desplazados de nueve comunidades de Chalchihuitán, quienes acusan a hombres armados que operan desde Chenalhó, ahora éstos aseguraron que ellos no tienen armas, que son los de Chalchihuitán quienes les han disparado con fusiles de alto calibre, e incluso mostraron casas con impactos de bala. Al menos 800 personas están ahora refugiadas en las montañas y sobreviven con lo poco que les dan sus vecinos de otras comunidades, huyendo, acusan, de quienes del lado de Chalchihuitán les disparan con armas de fuego. No obstante, reconocen que han bloqueado caminos y abierto zanjas cerca de las comunidades que colindan con Chalchihuitán, pero es para impedir que lleguen a agredirlos como lo han hecho desde hace muchos años. Si bien los de Chalchihuitán denunciaron el asesinato de Samuel Pérez Luna, residente de Canalumtic, el pasado 18 de octubre, los de Chenalhó ahora dicen que ellos llevan ya cinco compañeros muertos desde hace algunos años. Rosendo Pérez Balcázar sostuvo que la mayoría de los que han dejado sus casas y se han refugiado en las montañas son de la comunidad de Majompopetic, colindante con el municipio de Chalchihuitán. Y son los de esta comunidad los más afectados por la violencia que se vive en esa región, que se agudizó desde octubre pasado. Por cierto, acá la ayuda no ha llegado para ninguno de los desplazados, por lo que urgieron a las autoridades estatales intervenir para impedir que mueran de hambre o de frío. El párroco de la iglesia de San Pedro Chenalhó, Manuel Pérez Gómez, señaló que la organización Cáritas se ha empezado a movilizar para apoyar a las familias desplazadas, pues el gobierno hasta ahora no ha hecho acto de presencia en esa zona donde se encuentran los indígenas escondidos en las montañas. El religioso explicó que este conflicto ha dejado muchos muertos en la zona, por lo que pidió a las autoridades estatales y federales poner ya fin a la espiral de violencia que se vive en esta región y que se agudiza cada vez más. También dijo que la responsabilidad de este conflicto es de la desaparecida Secretaría de Reforma Agraria (SRA), que dotó de tierras “desde el escritorio” y nunca hizo la visita en sitio para determinar que fuera acorde a los linderos previamente establecidos por las autoridades tradicionales desde tiempos ancestrales. “Acá los viejos, los ancianos siempre han tomado decisiones sabias, salomónicas, de acuerdo con su experiencia, sin embargo, desde que el gobierno ha metido mano, todo ha sido para provocar más violencia y enfrentamientos entre hermanos indígenas”, deploró el párroco.

Comentarios