Inhabilitan a exfuncionarios por el colapso de tiburonario en Mazatlán

martes, 26 de diciembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con el argumento de conductas de negligencia y omisión tras el colapso de un tiburonario, Lourdes Sarabia, síndico procuradora de Mazatlán, Sinaloa, anunció la inhabilitación de Alejandro Higuera Osuna y Carlos Eduardo Felton González para desempeñar empleo, puesto o cargo público por cinco años. En rueda de prensa en el ayuntamiento, la funcionaria anunció también la inhabilitación por tres años de Tito Loreto Rodríguez Corrales, Sergio Leonardo Wong Ramos (ambos exdirectores de Obras Públicas) y de Lorenzo Larreta Estrada, quien fungiera como supervisor de Obras durante la edificación del tiburonario. También se anunció la inhabilitación por tres años para Carlos Venegas Arriola, Juan Antonio Durán Garzón, ambos exdirectores de Planeación, y del actual director de Planeación de Desarrollo Urbano y Sustentable, David Escobar Reynoso, quién fue funcionario en el gobierno de Felton. Sarabia manifestó que para emitir dichas resoluciones se tomaron en cuenta los tres peritajes realizados por expertos bajo el mando de la Fiscalía por el daño al acrílico, la estructura del tiburonario, así como un análisis en mecánica de suelos. El agravio al patrimonio municipal, indicó Sarabia, supera los 75 millones de pesos, destacó El Debate este mismo martes. En cuanto a la investigación sobre temas de mecánica de suelos, Sarabia detalló que se encontraron diversas irregularidades. “No existió una memoria de cálculo estructural, proyectos de instalaciones y, lo más importante, nunca existió un proyecto ejecutivo de la pecera, así como tampoco se expidió licencia de construcción por parte del municipio". Dentro del dictamen, aclaró, quedó asentado que la pecera del tiburonario no contó con estudio de mecánica de suelos, lo cual está directamente relacionado con la deficiente cimentación de dicha estructura. También comentó que la carencia de este análisis tuvo como consecuencia la necesidad de volver a cimentar dicha pecera, pero incluso en este proceso hubo irregularidades, pues se recomendó reforzar el suelo con una capa de transferencia de 1.5 metros de espesor, pero al momento de hacer el peritaje sólo encontraron la existencia de una base de 30 centímetros, lo que, advirtió Sarabia, es una de diversas violaciones a las especificaciones mínimas que debería presentar una obra de tales dimensiones. Igual detalló que la investigación por parte de la Fiscalía se dio tras la rotura registrada el pasado 1 de febrero, día en que colapsó uno de los acrílicos del tiburonario. Además, destacó que la construcción que fue edificada en todas sus etapas bajo la responsabilidad entera tanto de exfuncionarios del gobierno del estado anterior, como de los exservidores públicos de las administraciones municipales que precedieron a la actual.  

Comentarios