Mineros de Zacatecas exigen anular impuesto ecológico

miércoles, 1 de febrero de 2017
ZACATECAS, Zac. (apro).- Durante más de 15 horas, miles de trabajadores mineros sindicalizados bloquearon la autopista Zacatecas-Fresnillo, los accesos al aeropuerto Leobardo C. Ruiz y el parque Industrial Calera, inconformes con la aprobación de un impuesto ecológico que propuso el gobernador Alejandro Tello y que empezará a cobrarse a partir de este año a las empresas mineras en la entidad. Los mineros que participaron en los bloqueos laboran en las empresas de Grupo Peñoles y Grupo Frisco, propiedad de Alberto Bailleres y Carlos Slim, respectivamente, que operan en cuatro unidades en el estado. Según el gobierno del estado, ambas estuvieron de acuerdo con el nuevo impuesto. Tras las protestas, el gobernador advirtió que presentarán denuncias penales, y acusó a las empresas de actuar irresponsablemente “engañando y utilizando a sus trabajadores”. En un mensaje difundido a través de Twitter al iniciar los bloqueos, Tello escribió: “Amañar la información a los trabajadores y utilizarlos para delinquir, no es algo que los #zacatecanos esperamos de empresas serias”. Más tarde, por la misma vía, dio a conocer que emitió un decreto para impedir que las utilidades de los trabajadores mineros se vean afectadas por el nuevo impuesto que, insistió, ayudará a incrementar la infraestructura ecológica en la entidad. Y subrayó que no había pretextos para seguir obstruyendo las vías de comunicación. “Ahora sí veremos quién está con #Zacatecas”, publicó en un mensaje, poco después de las 9 de la noche. El Impuesto de Responsabilidad Ecológica que propuso el gobernador pretende gravar la extracción de minerales y materiales distintos a los señalados en el artículo 4 de la Ley Minera (oro, plata, plomo y zinc, principalmente), del suelo y el subsuelo, mediante procesos a cielo abierto, así como por la emisión de algunas sustancias a la atmósfera, el almacenamiento de contaminantes y residuos en suelo y vertederos públicos o privados. Los bloqueos iniciaron a las 7 de la mañana del martes, y pese a las reuniones que se celebraron entre los líderes sindicales (de la agrupación encabezada por Carlos Pavón, de FRENTE) y funcionarios estatales, entre ellos el subsecretario de Gobierno Julio César Flores, no hubo manera de que los inconformes se retiraran de los plantones antes de las 22:30 horas. Decenas de traileros, junto con sus unidades, permanecieron varados en la carretera federal 45, después de que los manifestantes se instalaron en el distribuidor que conecta al aeropuerto internacional, el parque industrial y la salida a Fresnillo. La movilización estuvo encabezada por Juan de Dios Gallegos Jaramillo, secretario de la sección 62 de la mina Fresnillo PLC; Alfredo Villagrana Robles, de la sección 102 de la mina Francisco I. Madero; Juan Ladislao Lucio Rodríguez, de la sección 261 de la mina Tayahua, y Leonardo Ánimas, secretario de la sección 72 de la mina Saucito. Los líderes de estas secciones señalaron que el Impuesto Ecológico que deberán pagar las empresas mineras impactará en sus empleos, salarios y prestaciones. “En la mina Francisco I. Madero ya nos avisaron que si ese impuesto no lo quita el gobierno, la mina cerrará”, aseguró el secretario de la sección 102, Alfredo Villagrana. Según los dirigentes, el gobierno del estado los perjudicará con el gravamen, por eso salieron a las calles a respaldar sus trabajos y las empresas donde laboran, y acusaron al gobernador priista Alejandro Tello de traidor, porque –subrayaron– “anduvo en la campaña dándonos la cara para pedirnos el voto”. En su reunión con el subsecretario de Gobierno, Julio César Flores, éste aseguró a los mineros que el impuesto no impactará en los salarios y empleos, y dijo que en un encuentro efectuado en diciembre, previo a la discusión en el Congreso local, hubo pláticas entre el gobierno y empresarios y éstos “aceptaron el gravamen”. “Qué bueno que ahora ustedes nos informan que no están en esa línea de acuerdo y diálogo que se había tenido”, resaltó el funcionario antes de retirarse y luego de que los dirigentes mineros se negaron a levantar el bloqueo. Hasta después de las 10:30 de la noche los trabajadores mineros comenzaron a abandonar las vías, sin que se conociera el acuerdo al que se llegó con el gobierno estatal. A esa hora, Alejandro Tello anunció en un mensaje: “Hemos logrado liberar pacíficamente la carretera federal 45. En todo momento privilegiamos el diálogo con el sindicato minero”. Según la denuncia que hicieron organizaciones sociales y académicos de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), Tello Díaz acordó el nuevo gravamen con los empresarios mineros, a cambio de cancelar la declaratoria de Reserva de la Biósfera que impulsaba la anterior administración para una extensión de 2.5 millones de hectáreas del desierto semiárido zacatecano, justo donde operan varias empresas mineras. Y es que esa declaratoria representaba una mayor regulación de las actividades mineras por parte de las instancias federales. (Con información de Alfredo Valadez)

Comentarios