Obligados, burócratas participan en marcha 'por la unidad de México” en Campeche

miércoles, 1 de febrero de 2017
CAMPECHE, Camp. (apro).- El gobernador Alejandro Moreno Cárdenas encabezó esta tarde su “gran marcha por la unidad de México” en “apoyo” al presidente Enrique Peña Nieto, en la que fueron obligados a participar miles de empleados gubernamentales, militantes de partidos políticos, escuelas y organizaciones empresariales, obreras y campesinas del estado. Policías vestidos de civil impidieron integrarse a la manifestación a miembros del Colectivo Conciencia y del Frente Campesino Independiente Emiliano Zapata (Freciez), quienes pretendían repartir publicaciones contra Peña Nieto y exhibir una enorme manta en protesta contra el gasolinazo. Activistas y campesinos fueron expulsados a golpes del sector y sus publicaciones y mantas les fueron decomisadas. “¡Es una marcha de la unidad! ¿Por qué nos corren?”, reprochaba a los policías Luis Antonio Che Cu, líder del Freciez y excandidato independiente a la gubernatura. Éstos le respondieron: “¡ustedes no están invitados!” La convocatoria a la marcha fue lanzada por el mandatario estatal el pasado fin de semana, tras sendas reuniones que sostuvo el sábado y domingo con dirigentes de su partido, el PRI, así como el PVEM, PAN, PT, PRD y Campeche Libre, un partido político local en ciernes, además de dirigentes de las diferentes cámaras empresariales y gremiales. En esas reuniones, además de la marcha de respaldo a Peña Nieto “por la dignidad de México” ante las políticas del presidente estadunidense Donald Trump, se acordó elaborar la Propuesta Campeche, la cual se esperaba que fuese presentada hoy, pero la manifestación concluyó sin pronunciamientos. Desde el templete que se montó en la Plaza de la República, donde terminó la marcha, además de tres canciones –“México en la Piel”, “Viva México” y “México Lindo y Querido”, que se repitieron una y otra vez--, la concurrencia sólo escuchó parcos agradecimientos por acudir “a defender la dignidad de México”, a “demostrar la unidad de los mexicanos” y el apoyo al Peña Nieto. No se dijo más. El lunes por la noche, el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas escribió en sus redes sociales su intención de pedir en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), --en la cual preside la comisión de Energéticos--, “que se elimine el gasolinazo que entrará en vigor en febrero. Estamos del lado de México y de los ciudadanos”. Pero poco después lo desapareció. Se especuló que fue amonestado por pretender adelantarse al mensaje que en ese sentido presuntamente daría Peña Nieto en estos días. En la marcha participaron unas 30 mil personas movilizadas de todo el estado, a quienes se les pidió vestirse de blanco, porque la manifestación era “apartidista”. Para ello, jefes de las diferentes dependencias, instituciones y organismos descentralizados de los tres niveles de gobierno pasaron la orden a sus subordinados, con listado en mano. Una instrucción que fue girada vía WhatsApp se filtró: “Hola muy buenas tardes, por instrucciones del Sr. Gobernador se le convoca al titular de su oficina y así mismo (sic) hacer extensiva la convocatoria a todo el personal a su cargo, asistir el día de mañana 01 de febrero en punto de las 16:20 horas a la mega marcha en apoyo al Sr, Presidente de la República. Punto de Reunión: parque San Marthin. Vestimenta: TODO DE BLANCO MUJERES Y HOMBRES NOTA IMPORTANTE. Es de carácter obligatorio llevar a todo el personal de sus oficinas sin excepción alguna. FAVOR DE CONFIRMAR DE ENTERADO Y DE ASISTENCIA. Gracias. Bnas Tardes. Eugenia Ordóñez. Conmut. Ofic. Del gobernador”. Este miércoles se emitió otra disposición para que los burócratas se retiraran de sus oficinas a las 14:00 horas y los jefes a las 15:30 horas. La marcha en realidad estaba programada a iniciar a las 17:30 horas. Además, a los empleados estatales les pidieron llevar a sus familiares a la marcha. Pero no sólo los burócratas --que son aproximadamente 13 mil--, fueron obligados a asistir. También maestros y alumnos de universidades, como la Autónoma de Campeche (UAC), cuyo rector, Gerardo Montero Pérez, es tío del gobernador, e institutos tecnológicos públicos debieron acudir. Lo mismo personal docente y administrativo de escuelas de nivel preescolar, primaria y secundaria, beneficiarios de programas sociales y gremios sindicales, como el de los taxistas, quienes además fueron utilizados para la movilización de personas. Decenas de sus unidades fueron estacionadas en diferentes partes de la ciudad, como el Centro de Convenciones, en torno a la unidad deportiva 20 de noviembre, el malecón y la avenida López Portillo. Los manifestantes fueron dotados con miles de banderitas mexicanas, banderines con el escudo de Campeche y pancartas idénticas blancas y negras que fueron rotuladas en lienzos de pvc, del mismo material con el que se fabrican las cajas de archivo, con la leyenda “Marcha de la Unidad por México”, mismas que al término de la marcha quedaron regadas en los basureros o el suelo en la Plaza de la República y calles aledañas. Esta vez las tortas y los jugos fueron repartidas en las inmediaciones de la sede estatal del PAN. Los contingentes fueron integrados por dependencia o sector, cada uno encabezado por su titular o dirigente. Aunque en toda protesta que ha habido durante su sexenio, el gobernador ha usado la fuerza pública para desbloquear arterias, para esta marcha --en la que líderes empresariales cerraron filas en torno al gobernador y los medios informativos locales tuvieron cobertura especial--, se mandó a cerrar desde las primeras horas de hoy todas las calles del centro que incluyó su derrotero, así como las transversales.