Gobierno de Yunes demanda a Flavino Ríos por desvío de 247 mdp

martes, 14 de marzo de 2017
XALAPA, Ver. (apro).- La Secretaría de Gobierno de Veracruz interpuso denuncia penal contra el exgobernador interino, Flavino Ríos Alvarado, por su probable responsabilidad en el desvío de recursos públicos por 247 millones 126 mil pesos durante su encargo como titular de esa dependencia en el sexenio Javier Duarte de Ochoa. A través de un escueto comunicado, que no ofrece detalles sobre el número de carpeta de investigación iniciada ni el fiscal que estará a cargo del caso, el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares expuso que en el proceso de entrega-recepción concluido en febrero pasado “se encontraron inconsistencias” en gastos de los que no se halló soporte documental para justificar la erogación de más de 247 millones de pesos. La secretaría de Gobierno local informó que la denuncia que interpuso el lunes 13 de marzo –un día después del encarcelamiento de Ríos Alvarado- fue con la finalidad de seguir combatiendo la corrupción que imperó durante los últimos años. “Cabe destacar que el monto citado corresponde al periodo en el que el denunciado se desempeñó como secretario de Gobierno del estado de Veracruz, del 20 de julio de 2015 al 12 de octubre de 2016. "Asimismo, el hallazgo es resultado del procedimiento establecido en los lineamientos que deben observar los servidores públicos al separarse de su cargo”, consigna el despacho informativo girado por el gobierno de Yunes. La querella penal quedó radicada en la Fiscalía Especializada en Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción y Cometidos por Servidores Públicos, de la Fiscalía General de Veracruz. El pasado domingo, el exgobernador interino de Veracruz fue ingresado al Centro de Readaptación Social (Cereso) de Pacho Viejo, en donde un juez de control le dictó “medida cautelar” de prisión por un periodo de 12 meses. Ríos Alvarado es acusado de tráfico de influencias, abuso de autoridad y de haber facilitado la huida del gobernador con licencia, hoy prófugo de la justicia, Javier Duarte de Ochoa. Sin ser esposado, y trasladado en una camioneta oficial de gobierno del estado, Flavino Ríos llegó a los juzgados de Pacho Viejo donde la jueza de Control, Alma Leyda Sosa Jiménez, le dictó un año de prisión preventiva como medida cautelar por la presunta comisión de tres delitos y por el temor de que pueda darse a la fuga por haber favorecido el encubrimiento de Duarte de Ochoa. Ríos Alvarado solicitó libertad bajo caución, ofreciendo el pago de una fianza, así como su identificación oficial y pasaporte como garantía de que permanecería en el estado en lo que se desahogan las diligencias, sin embargo le fue negado el beneficio. Ya en calidad de detenido a Flavino Ríos se le permitió usar su teléfono celular para dar entrevistas a una radiodifusora y a un periódico digital. Además se le concedió un cambio de ropa, pues fue detenido en bermudas y sandalias. Fue la Fiscalía General del estado la que solicitó a la jueza de control que se le diera prisión preventiva a Ríos Alvarado, pues presentó como prueba que él ordenó a Ricardo Casanova Morales, analista del aeropuerto El Lencero, de la Dirección General de Aeronáutica, que se le prestara una aeronave a Javier Duarte de Ochoa. Esta aseveración, fue admitida por el propio Flavino Ríos ante noticieros de Televisa, sin embargo, la fuga de Duarte se dio el 14 de octubre, mientras que la Procuraduría General de la República (PGR) liberó la orden de aprehensión hasta el día 19. Con la radiodifusora XEU, Flavino Ríos se quejó de ser víctima de una “caja china”, pero confió en que pueda demostrar su inocencia. La detención se realizó el domingo por la mañana, afuera de su domicilio. Ya en la Sala de Juicios Orales 2, afirmó que es “una persona honesta” y que nunca lo han acusado de “pederasta”, en clara alusión al mandatario veracruzano Yunes Linares, mencionado en el libro “Los Demonios del Edén”, de Lydia Cacho. Antes de relevar a Duarte en el cargo de gobernador, Flavino Ríos había sido secretario de Educación, secretario de Gobierno, diputado local y federal por el PRI. Al igual que Flavino Ríos, el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita se encuentra en prisión, este último en cumplimiento de una prisión preventiva de ocho meses por los delitos de enriquecimiento ilícito, abuso de autoridad, tráfico de influencias y omisión de un deber legal. Y aunque la FGE ha insistido en el desafuero del diputado federal (extesorero de Duarte), Tarek Abdalá, para girarle una orden de aprehensión, el juicio de procedencia en San Lázaro les ha sido negado. En contraste, el PAN y el gobierno de Yunes Linares prefirieron la componenda política con el excontralor general del estado del gobierno de Duarte, Ricardo García Guzmán a quien le ofrecieron la candidatura panista a la alcaldía de Pánuco. Incluso el registro de García Guzmán fue respaldado por la presidenta de la Mesa Directiva del Congreso Local, la panista Elisa Manterola Sanz.