Personal de Hospital de Colima suspende servicios por emergencia operativa

miércoles, 15 de marzo de 2017
COLIMA, Col. (apro).- Ante la falta de medicamentos, insumos e instrumental médico para desarrollar su labor, trabajadores del Hospital Regional Universitario suspendieron este día, durante varias horas, el servicio de consulta externa y cirugías programadas; sólo fueron atendidos los servicios de urgencias. Posteriormente, en una reunión con el titular de la Secretaría de Salud y Bienestar Social (SSBS), Ignacio Villaseñor Ruiz, personal médico, de enfermería y de servicios generales expuso sus quejas por las carencias, así como las deficiencias del equipo tecnológico con el que trabaja el principal nosocomio del estado. Ante el funcionario, brotaron también quejas por la presunta detección de medicamentos “falsificados” y el uso de fármacos “patito” en el hospital. Le expusieron que la situación llegó al grado de que el personal ni siquiera dispone de jeringas, alcohol, desinfectantes, guantes, cubrebocas, gorros y normogoteros, entre otras cosas. También hubo solicitudes de abatir el rezago en la dotación de uniformes para residentes, la falta de cobertura de incidencias programadas y no programadas del personal, además de reparar el equipo electromédico en mal estado. Una enfermera denunció que muchas de las camas de los pacientes tienen los colchones rotos y por su deterioro no se puede dar la posición adecuada que el médico les indica. Peor: no existen tomas de oxígeno en todas las camas, lo que ha generado situaciones de urgencia cuando un enfermo tiene una crisis respiratoria. Nelly Sandoval, jefa de Abasto y Almacenamiento del HRU, denunció que entre las compras de esa institución se ha detectado medicamento “falsificado”. Agregó que ante esa situación “hemos gestionado el canje y lo hemos reportado a las autoridades”. Ante más de un centenar de sus compañeros que acudieron a la reunión con el secretario, Sandoval refirió que conoce perfectamente las existencias del almacén central de la SSBS, cuya situación “es más crítica que aquí” y explicó: “Sé que no cumple con la normatividad para ser un almacén de medicamentos e insumos, sé que las condiciones físicas en que están almacenadas son muy cuestionables. Por lo tanto, lo poco o mucho que pueda haber en el almacén, cuando llega aquí es de calidad cadente”. La funcionaria dijo que están cansados de laborar en esas condiciones y si han sobrevivido hasta ahora es porque los proveedores les dan crédito, pero “ya no nos prestan porque se les debe a todos, se les prometió pagarles en enero o febrero y ya estamos en marzo. Anteriormente podíamos decirles ‘préstanos, te vamos a pagar’, pero ahorita como a todos les debemos ya nadie nos hace el favor”. “Como en situación de guerra” A su vez, el anestesiólogo Ulises Juárez se quejó de que cuando un paciente muere en cirugía a veces es responsabilizado quien aplica la anestesia, pero “no ven la calidad de los fármacos ‘patito’ que nos dan, además de que para 10 anestesias nos dan sólo lo de cuatro y ahí andamos haciendo malabares. Luego nos echan la culpa a nosotros si no le hace efecto la anestesia al paciente”. En la reunión, el especialista pidió tomar en cuenta que se trata de un hospital “universitario”, pero aclaró: “no tenemos insumos ni instrumentos para enseñar a los residentes. Por las carencias que padecemos más bien los entrenamos para realizar cirugías como si estuviéramos en situación de guerra”. Juárez añadió que “en los principales diarios oficialistas dicen que llegó tecnología de punta para el hospital, y nosotros decimos: ‘pues cuál punta’… los políticos se adornan mientras andan en carro del año. A lo mejor me corren, pues ya ni modo”. El jefe de Servicios Generales del hospital, Javier García Santiago, indicó que a raíz del incremento del número de afiliados al Seguro Popular, el nosocomio ya no cuenta con sillas de ruedas, en tanto que las camillas son utilizadas para acomodar a los pacientes que ingresan diariamente al hospital. “Es inoperante la situación de Servicios Generales. Es increíble y lastimoso ver que el hospital está en un nivel en que no podemos soportar más la situación. No es posible que en lugar de mejorar las cosas estén empeorando porque desde hace dos sexenios no le han inyectado recursos”, señaló. Tras escuchar a los trabajadores, el secretario de Salud, Ignacio Villaseñor Ruiz, anunció un plan de contingencia con el objetivo de “continuar la funcionalidad operativa del nosocomio y garantizar la atención médica segura y oportuna, además de priorizar el abasto suficiente de medicamentos e insumos”. El funcionario afirmó que ante la urgencia expuesta, se tendrá de manera inmediata lo básico para la operación del hospital, comenzando con la gestión y atención para aumentar el abasto de medicamentos y material de curación. Asimismo, acordó con los trabajadores la realización de un plan contingente en el HRU que incluye planes de intervenciones por servicio, iniciando por Pediatría (Neonatología), cirugía y terapia. También ofreció crear un plan de sustitución de equipo, para lo cual se buscarán los elementos para el mantenimiento preventivo y correctivo y la capacitación y actualización para el uso correcto del mismo. Villaseñor Ruiz mencionó que en visitas previas realizadas al hospital y los diálogos que ha tenido con el personal observó la carencia de material de curación y el retraso en el mantenimiento de las instalaciones, por lo que informó que se hará un diagnóstico integral para dar orden a las acciones que empezaron a realizarse. La SSBS informó que se mantienen los servicios de Urgencias y Medicina Preventiva, así como la atención obstétrica y de pacientes en estado crítico, mientras que, de manera transitoria, se reagendarán cirugías programadas y los servicios de consulta externa. En su respuesta, el secretario de Salud no se refirió al señalamiento sobre los presuntos medicamentos falsificados, pero al final de la reunión, en entrevista, dijo no conocer el asunto. “En la revisión que hizo la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios no me reportan medicamento falsificado. Yo no tengo esa información, pese a que ya se revisaron los almacenes”, manifestó. “Medicinas falsas, es sólo percepción” A su vez, el director del hospital, José Valtierra Álvarez, consideró que se trata de un señalamiento grave. “A veces son percepciones personales. Hay muchas marcas comerciales y entre éstas existen de menor o mayor calidad. Las jefaturas de compras saben lo que adquieren, pero todos los medicamentos tienen un respaldo, un registro por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), entonces eso no debe suceder”. Añadió: “Puede ser que haya percepciones de cada médico que diga ‘esto no me está dando resultado’; sin embargo, todos los medicamentos que están aquí tienen un respaldo, un registro debidamente revisado por nuestra jefa de almacén. Difícilmente podría haber algo así, más en una Secretaría de Salud”. Valtierra Álvarez consideró que la reunión con los trabajadores era necesaria porque el secretario de Salud tiene poco más de un mes en el puesto y debe conocer la realidad. Sobre la situación del hospital, el directivo afirmó que no identifica culpables: “A mí no me consta que alguien haya sido culpable, si me constara a lo mejor tendría la obligación de interponer una demanda, pero no tengo elementos para culpar a nadie. Me preocupan las circunstancias actuales que estamos viviendo y el futuro que tenemos que vivir, pero creo que en esta administración se ha hecho lo necesario para ir saliendo de la profundidad en que nos encontramos”.  

Comentarios