Detrás de los ataques en mi contra está 'el miedo a la verdad”: obispo de Cuernavaca

viernes, 24 de marzo de 2017
CUERNAVACA, Mor. (apro).- El obispo Ramón Castro Castro aseguró que detrás de los ataques en su contra está “el miedo a la verdad”. Según el prelado, “les incomoda que diga la verdad”, pero aseguró que no está atemorizado porque “no he violado la ley”, e informó que se sigue reuniendo, “aunque en privado”, con las mismas personas con quienes desayunó públicamente en días pasados y que propició que el gobierno estatal lo denunciara ante la Secretaría de Gobernación. Castro Castro acudió este viernes a una reunión con organizaciones de abogados y de la sociedad civil para recibir un reconocimiento. En entrevista posterior habló de la “terrible violencia e inseguridad” que padece la población; condenó lo que ocurre con las fosas irregulares de la fiscalía en Tetelcingo y Jojutla, y pidió que no se mantenga la impunidad. Previamente, en su mensaje a las organizaciones civiles, dijo que “el criterio último de los gobernantes no debe ser el éxito o el beneficio material, sino un compromiso por la justicia y por la paz”. Y para que esta aspiración se cumpla –subrayó– “es necesario que en las relaciones sociales domine la verdadera justicia, cuya misión no es otra que imponer el orden de la razón”. Señaló que hoy en día, desafortunadamente, se ha instalado “el gobierno de los injustos”, que definió como “el gobierno de aquellos políticos que separando el poder del derecho, convierten el Estado en una cuadrilla de bandidos muy bien organizada. No lo digo yo, lo dijo San Agustín”, soltó. Prosiguió: “Cuando un grupo audaz se apodera del poder y comienza a legislar contra la ley natural para obtener un lucro económico o político, comienza un proceso de erosión social, producido precisamente porque las leyes morales son la estrella polar que permite al hombre ser lo que es, y llegar a un destino cierto, e ignorarlas supone una y otra vez más ignorar esa naturaleza del hombre”. En otra entrevista, el obispo confirmó que existe un procedimiento en su contra en la Secretaría de Gobernación, pero también –apuntó– ha sido acusado ante la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM) y ante la Nunciatura Apostólica, es decir, la representación del Vaticano en México, pero hasta ahora, sostuvo, no ha sido notificado oficialmente: “Sé que sí hay un proceso (en Gobernación), pero me van a notificar oficialmente en su momento, porque lo están evaluando allá con el equipo de juristas para que luego me digan lo que me corresponde”. Y de nueva cuenta rechazó haber violado la ley. “No estoy transgrediendo ningún artículo, yo no estoy animando a la gente a votar por un partido o por un candidato, simplemente estoy demostrando amor a Morelos porque queremos mayor paz, mayor justicia. Queremos un Morelos mejor”, atajó. Luego confirmó que la tarde de ayer se reunió con actores políticos, “pero en privado, porque si así, en público, me fue como me fue la primera vez, ¡imagínense hoy!”. De igual manera, aseguró que está esperando a ser notificado oficialmente para responder. “Estoy esperando a que Gobernación me llame, que me notifique. Yo quiero decirles que cualquier cosa que Gobernación me diga estoy dispuesto a cumplir la ley. Si por haber hecho esto, me van a multar o me van a llevar a la cárcel, pues estoy dispuesto. Bendito sea Dios, no tengo ningún problema, ningún temor”. Al preguntarle si se siente perseguido, el obispo respondió: “No solamente yo. Yo he dicho en muchas ocasiones que mucha gente se siente con temor, con miedo de decir lo que siente, porque saben que va a venir en respuesta un golpe fuerte, en el que van a sufrir consecuencias más graves de lo que están pasando. Entonces mucha gente se siente perseguida, se siente con temor”. Sobre las fosas de Jojutla, donde la Fiscalía General del Estado inhumó cuerpos de manera irregular, el prelado manifestó “una enorme tristeza por dentro, de ver que esta impunidad se manifiesta incluso hasta en un bebé. Creo que esto no debe quedar así, creo que debemos ir a fondo, y quien tenga la responsabilidad enfrente que encare lo que ha hecho. Que se haga justicia”. También habló del caso del sacerdote Luis Manuel Manzanares, cuyo cuñado está desaparecido desde hace tiempo, y su hermano fue secuestrado en los últimos días. “Eso es una muestra de lo que está sucediendo. Así como hemos visto esto, hay muchos casos, mucha gente viene y denuncia y me dice que guarde sus datos, porque tienen miedo por la seguridad de sus familiares. Lo único que hago es orar para que los encuentren con vida”, apuntó.

Comentarios