Nuevos disturbios en Cadereyta dejan 2 muertos, 3 intoxicados y 9 lesionados

martes, 28 de marzo de 2017
MONTERREY, NL (apro).- Dos hombres fallecidos, tres intoxicados y nueve lesionados fue el saldo que arrojó hoy el segundo día de disturbios en el penal de Cadereyta, donde un grupo de internos se amotinó para asaltar la farmacia en el área de Psiquiatría y robar medicamentos restringidos. Aldo Fasci Zuazua, vocero de Seguridad en la entidad, reveló que uno de los fallecidos es un interno, no identificado hasta esta noche, que pereció calcinado en el interior de la penitenciaría, cuando los amotinados incendiaron dos pisos completos del área denominada Ampliación del inmueble. El otro muerto es Jordan Alejandro Rangel Sarabia, quien supuestamente se intoxicó tras consumir sustancias médicas de las que despojó durante el motín al personal que trabaja en el área de Psiquiatría. También resultaron intoxicados por el consumo de fármacos César Eliud Luna Espinoza, Cristian Iván Pérez Rivera y Humberto Salvador Núñez Morales. Con lesiones diversas se reportan Roberto Alejandro Luna Escamilla, Humberto Galindo Galván, Eduardo Selene de León, Sergio Antonio Ayala Chávez, Juan Francisco Valdés Padrón, Pedro Alejandro Rodríguez, Juan José Izquierdo Valle, Juan Carlos Guerrero Serrano y Juan Manuel Arellano Guerrero, este último con problemas cardiacos. Todos fueron llevados al Hospital Universitario. En el disturbio participaron unos 56 de los 200 internos que ocupan el área conocida como Ampliación. Fasci explicó que el desorden fue ocasionado por más de 50 internos que provocaron disturbios en el área psiquiátrica. “Sorprendieron a personal de la farmacia y se apoderaron de medicamentos controlados y se intoxicaron muchos de los que están en esta área”, detalló el portavoz. Para las 19:00, el orden se había restablecido al interior del inmueble, afirmó el funcionario. En el exterior del penal, ubicado a 30 kilómetros al oriente de la capital, en la periferia de la zona conurbada, se concentró un centenar de familiares en espera de conocer el estado de quienes purgan condenas. Desde afuera se apreció esta tarde una columna de humo, que emergía del interior, generada por colchones quemados por internos que siguen sus protestas en el centro penitenciario, reconoció Fasci, quien dijo que no habría traslados de reos. Por la noche hubo momentos de tensión por mujeres que intercambiaron empellones con elementos de la policía estatal de Fuerza Civil, mientras demandaban información sobre los hechos ocurridos en la tarde. Las protestas del lunes se originaron debido a las revisiones que aplicaron con equipos de rayos X, pues ese día detectaron a cuatro mujeres que pretendieron ingresar droga al penal. Unos 600 reos del área de alta peligrosidad expresaron su inconformidad y un grupo de ellos quemó colchones y arrojó piedras a las oficinas. Como saldo de ese primer día de violencia de ayer, resultaron lesionados dos custodios y cinco reos, ninguno de gravedad. Fasci comunicó a los familiares de los internos que ya se había restablecido el orden adentro y que todos los reos estaban resguardados. “Que tengan tranquilidad. Está en orden el centro penitenciario. Está tenso, claro, pero en orden, y estaré al pendiente que haya diálogo con personas que están a la espera afuera. Pero todo esto está circunscrito a unas 50 personas”, enfatizó. El vocero comunicó a los familiares que evitarían en el futuro las revisiones con tecnología de rayos X y que en el transcurso de la noche y la madrugada permitirían su ingreso para que vieran a los internos. En el interior del penal aún se encuentra el secretario de Seguridad Pública del Estado, Cuauhtémoc Antúnez, encargado directo de los reclusorios locales. En ninguno de los dos días de motines el gobernador Jaime Rodríguez Calderón ha emitido una declaración sobre estos hechos.