Dos años después del paro, nada ha cambiado para los jornaleros de San Quintín

lunes, 6 de marzo de 2017
MEXICALI, BC (apro).- Jornaleros del Valle de San Quintín denunciaron que tras el paro laboral realizado hace dos años para exigir mejores condiciones de trabajo, seguridad y salud, hasta ahora nada ha cambiado para las miles de familias que se dedican al campo en el sur de Ensenada. Durante su trayecto a la Ciudad de México, donde participarán en un encuentro nacional para protestar contra el gasolinazo, la caravana de trabajadores agrícolas hizo una escala en esta capital, pero horas antes, en el paraje de Rosa de Castilla, fueron retenidos por policías municipales de Tecate, supuestamente porque no pagaron 500 pesos de diesel con el que llenaron el autobús suburbano en el que iniciaron su recorrido desde el sábado 4. En protesta por el cerco policiaco que se instrumentó para detener la caravana, los jornaleros bloquearon la autopista Tijuana-Mexicali, y tras la aclaración siguieron su camino hacia esta ciudad. Los reclamos de los jornaleros se centraron en los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Francisco Vega por incumplir con los acuerdos planteados el 17 de marzo de 2015, cuando tomaron la carretera Transpeninsular e hicieron una huelga general en los campos de San Vicente, San Quintín, Camalú, Colonet y Vicente Guerrero. Fidel Sánchez Gabriel, presidente de la Alianza de Organizaciones por la Justicia Social, aseguró que los tres órdenes de gobierno no han respetado las minutas del acuerdo que se firmó en Ensenada el 13 y 14 de mayo de 2015, donde se establece una categorización de las 150 empresas productoras de frutas y verduras para la asignación de un salario mayor a los 150 pesos que reciben en promedio por jornada laboral. “Ya no queremos más propuestas por parte de las autoridades, queremos respuesta a nuestras demandas. No hemos visto un salario digno, justo. No hemos visto afiliación al IMSS ni la construcción del Hospital de Especialidades, tampoco mejoras en las condiciones laborales y de seguridad en los campos agrícolas”, dijo Sánchez Gabriel, e informó que la finalidad de la caravana de jornaleros es para protestar contra el incremento a las gasolinas registrado desde enero en todo el país. Además, para conmemorar el segundo aniversario del levantamiento en San Quintín convocaron a jornaleros de México a un paro nacional de labores “para que en todos los campos agrícolas del país tengan ondeando la bandera roja y negra como señal de protesta”. Sánchez señaló que desde el pasado fin de semana, cuando inició la caravana de protesta con el bloqueo a la empresa exportadora de fresas de San Quintín, Driscoll’s, han tenido varios “contratiempos”, como la advertencia que les hizo llegar el subsecretario de la Secretaría de Gobernación, René Juárez Cisneros, quien les pidió que detuvieran “la marchita”, porque si llegaban a la Ciudad de México, el gobierno federal tendría un tato distinto con ellos. La jornalera Avelina Rodríguez señaló que además de que los agroindustriales siguen contratando a menores de edad en las empacadoras y como peones en el campo, con sueldos menores al salario mínimo, el abuso y acoso sexual no han cesado en los ranchos. “Hay abuso sexual a las jornaleras por parte de los mayordomos, de los jefes, los supervisores e ingenieros. Todos los que tienen un cargo mayor se enseñorean y se aprovechan de la necesidad de nosotras para hacer de sus deseos carnales lo que ellos quieren con las mujeres, y más con aquellas que no saben hablar el español porque las traen de los estados del sur y no se saben defender, y si levantan la voz las corren del trabajo”, concluyó la mujer.

Comentarios