Congreso de Colima pide estudio del agua por supuesta contaminación con arsénico

jueves, 9 de marzo de 2017
COLIMA, Col. (apro).- El Congreso del Estado exhortó al gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, y al gobierno federal a ordenar la realización de un estudio sobre la calidad del agua en la entidad, luego de que investigadores de la Universidad de Colima y de la Escuela de Salud Pública de Harvard afirmaron que está contaminada con niveles de arsénico superiores a los permitidos por las normas sanitarias nacionales e internacionales. Presentada ante el pleno por la diputada panista Martha Leticia Sosa Govea, la propuesta –aprobada por unanimidad– planteó que las dependencias encargadas de los análisis sean la Secretaría de Salud y Bienestar Social del gobierno estatal y la Comisión Nacional del Agua, con el propósito de otorgar certidumbre y tranquilidad a los colimenses sobre el líquido que se consume en la entidad. “Es necesario y urgente brindar certeza a la población del estado, referente a la confusión existente de si el agua de Colima se encuentra contaminada con arsénico, como lo señalaron científicos de la Universidad de Colima y la Universidad de Harvard, o no lo están, como en su momento lo aseguró la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris)”, señaló el documento. Según el estudio publicado en la edición enero-febrero de la revista del Instituto Nacional de Salud Pública, se analizaron muestras de agua de 36 de los 272 pozos del estado, seleccionados aleatoriamente. De ese total, 80.5% registraron concentraciones de arsénico superiores a lo que permite la Organización Mundial de la Salud, lo que tendría efectos adversos para la salud por ingestión continua y prolongada de esta agua. “Lo grave de la situación es que los altos niveles de arsénico pueden provocar diversos males para la salud humana, como daños neuronales, problemas estomacales, parálisis parcial, ceguera, ciertos cánceres como el de la piel, pulmón, hígado, riñón y próstata, y también puede ser el causante de tumores”, advirtieron los legisladores en su exhorto. Poco después de que se conoció el reporte de investigación sobre la calidad del agua en Colima, fue descalificado tanto por la Coespris como por la Coordinación General de investigación Científica de la Universidad de Colima. La primera argumentó que el laboratorio donde se analizaron las muestras no está certificado, mientras que la segunda adujo que hubo un “error de interpretación” de los resultados. Con base en lo anterior, el gobernador José Ignacio Peralta declaró el viernes 3 que el asunto del agua presuntamente contaminada con arsénico era un “tema superado”. Expuso: “El agua que se consume en la entidad está limpia, y libre de impurezas y contaminantes, y la situación de los recientes días obedece a una nota periodística anterior, situación que ya quedó superada”. Sin embargo, el martes 7, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC), Sabino Hermilo Flores Arias, anunció el inicio de una investigación de oficio sobre la posible presencia de arsénico en el agua que se consume en Colima, pues su probable contaminación “podría poner en riesgo a la sociedad”. El ombudsman dijo que el organismo a su cargo otorgó un plazo de ocho días hábiles a la Coespris y a la Comisión Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado Colima Villa de Álvarez (Ciapacov) para enviar a la CDHEC un informe sobre la situación del agua en el estado.