Líder de policías emplaza a gobernador de Colima a presentar examen de confianza

martes, 11 de abril de 2017
COLIMA, Col. (apro).- Juan Nazario Alfaro Palacios, presidente de la organización Seguridad y Dignificación Policial de Colima, invitó al gobernador José Ignacio Peralta Sánchez a presentar, junto con los miembros de su gabinete, los exámenes de control de confianza y a hacer públicos sus resultados. De esta manera, añadió el agente de la Policía Estatal, “verá usted que esos exámenes no sirven y me dará la razón cuando se dé cuenta de que por errores involuntarios, o por ser víctima de algún delito, lo repruebe y tenga que dejar el cargo que ostentan usted y su gabinete”. A través del espacio de Facebook de su organización, Alfaro Palacios reprochó al mandatario que muchos de los policías que “apoyaron en el estado y sus municipios en tiempo de las elecciones, previniendo los delitos electorales a costas de nuestras vidas” están “siendo traicionados por su gobierno y por sus presidentes municipales”, al haber sido despedidos o enfrentar procesos de despido “sólo por no aprobar los exámenes de control de confianza”. Igual cuestionó la medida de quitar las armas a los policías por esa causa: “¿Cree que esos policías, muy buenos policías, puedan vivir seguros y felices sin portar armas y andar en la vía pública previniendo los delitos? ¿Cree que son felices trabajando en la prevención sin armas, pensando que en cualquier momento los sorprendan sin portar un arma con que defenderse? Es una tristeza y una gran incongruencia que los delincuentes anden mejor armados que un uniformado”, acusó. Estos agentes, abundó, son ciudadanos que “creyeron en usted cuando ofreció (en su campaña) que vivirían seguros y felices, (pero) usted bien sabe que la mayoría de los elementos que han reprobado sus evaluaciones son personas de experiencia en materia de seguridad pública, son personas preparadas en el campo laboral en prevención del delito, pero muchos han sido reprobados por cuestiones inverosímiles, sin importancia, por errores involuntarios causados por el mismo sistema de seguridad pública”. También argumentó que los policías que no aprobaron los exámenes “no son delincuentes, sólo fueron objeto de las circunstancias involuntarias en las que fueron sometidos y hoy por eso los reprobaron, sin darles la oportunidad de corregir dichos errores que no perjudican a nadie más que a su propio estatus”. Luego lamentó que se dé tanta credibilidad a los exámenes de control de confianza si “no sirven para nada, más que para dar de baja y dejar sin policías la ciudad, mientras el crimen crece a pasos agigantados, sin freno”. Juan Nazario Alfaro advirtió a Peralta Sánchez que si él y los alcaldes no frenan los despidos de policías mediante alguna estrategia o política pública, generarán en sus gobiernos más déficit en materia de seguridad, y “esto explotará tarde o temprano”, pues actualmente son muchas las familias de policías que viven en la zozobra. Ante esta situación, pidió al jefe del Ejecutivo recapacitar y dar la oportunidad a los policías, reconociéndoles el derecho laboral de permanencia y seguridad y generando certeza laboral. Puntualizó: “Queremos cambiar la realidad que vive el estado. Ya se lo hemos dicho, no queremos lujos, queremos que se dignifique nuestro trabajo. No queremos que sólo reconozca y aplauda cuando resultamos heridos o perdemos la vida en el cumplimiento de nuestro deber; volvemos a reiterárselo, tener a los policías uniformados y sin armas es entregar en bandeja de plata el estado que lo vio nacer a la delincuencia y mandar al matadero a los elementos”. En poco más de cinco meses, nueve policías de corporaciones estatales han sido asesinados y otros más han resultado heridos. Actualmente dos de ellos se encuentran hospitalizados. Mientras tanto, en las últimas semanas, dos policías municipales de Manzanillo han obtenido amparos contra el examen de control de confianza y los jueces han ordenado su reinstalación, tras considerar que fueron despedidos de manera injustificada.