Policías de Guadalajara y de la Fiscalía estatal riñen por detención de un motociclista

miércoles, 19 de abril de 2017
GUADALAJARA, Jal. (apro).- Integrantes de la Comisaria de Seguridad de Guadalajara y agentes de la Fiscalía General del estado (FG) protagonizaron un altercado que se prolongó por más de dos horas tras un desacuerdo por la detención de un motociclista y forzó la presencia del fiscal Eduardo Almaguer Ramírez y el comisario de Guadalajara, Salvador Caro Cabrera. Todo inició alrededor de las seis de la tarde cuando policías tapatíos vestidos de civil realizaban un operativo de seguridad en el rumbo de la avenida Plutarco Elías Calles y Circunvalación Oblatos, colonia Oblatos, al oriente de la ciudad. Ahí detuvieron a un sujeto que viajaba en una motocicleta que no portaba placas de circulación. El hombre fue sorprendido por los gendarmes y golpeado sin causa aparente. Poco después de la detención del motociclista arribaron al lugar agentes de la Fiscalía y detuvieron a los cinco policías de Guadalajara, quienes fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público por violar el reglamento de Policía ya que portaban armas e iban vestidos de civil cuando realizaron la detención. El incidente desató una fuerte movilización policiaca en la que participaron decenas de patrullas de la fiscalía y la policía de Guadalajara. A través de audios filtrados a la prensa, se escucha el momento en que uno de los superiores de la policía de Guadalajara pide a los comandantes trasladarse a la zona del conflicto a liberar a los policías detenidos. En uno de esos audios se escucha a una mujer policía, identificada como “comandante”, cuando habla a través de radio y advierte que la quieren detener los agentes de la fiscalía. “Los compañeros de base 12 también trataron de desarmarme y hacerme 31”, relató. En otro audio, se escucha la voz del fiscal Eduardo Almaguer Ramírez quien advierte a sus subalternos que procedan conforme a derecho y trasladen a los responsables (detenidos) a la calle 14 de la Zona Industrial (las instalaciones de la FG), para ser puestos a disposición del MP. Se informa también que el hombre detenido y golpeado por policías de Guadalajara es trasladado para su atención médica. En una segunda intervención el fiscal destaca la importancia de guardar el respeto al debido proceso en el caso del detenido y también de los policías retenidos. Posteriormente, al lugar del altercado llegó el fiscal Eduardo Almaguer Ramírez y el comisario de Guadalajara, Salvador Caro Cabrera, quienes en lugar de poner orden, se dedicaron a defender de sus respectivos elementos. Luego de un ríspido intercambio de opiniones entre el fiscal y el comisario de Seguridad, este último se quejó de la fiscalía: "Está muy, muy difícil cuando nosotros estamos haciendo nuestro trabajo y otros cuerpos policiales se dedican a defender delincuentes", acusó Caro. Algunos vecinos dieron su versión de los hechos y aseguraron que policías de Guadalajara habían detenido a un presunto “conejero” que circulaba en una motocicleta sin placas y después llegaron a liberarlo agentes de la fiscalía y para hacerlo, golpearon y sometieron a los oficiales tapatíos (quienes se encontraban vestidos de civiles). Cuando pretendían llevarse a los agentes de la comisaría de Guadalajara, llegaron decenas de elementos de ambas corporaciones y los de la fiscalía desenfundaron sus armas, lo que alarmó a los vecinos. Algunos agentes policiacos dejaron correr a través de redes sociales su opinión sobre lo que ocurría en Oblatos: “El señor Caro se está metiendo en cosas que no nos corresponden, y todo eso por órdenes de (Enrique) Alfaro, para dejar en evidencia al Fiscal (Eduardo Almaguer), ya que quieren su puesto, los compañeros que andan en el punto se arriesgan mucho, no cuentan con la autorización correspondiente para andar armados en calidad de civiles y en las calles patrullando. Lo malo es que actúan para Dios y para el diablo… sólo nos usan como fichas de ajedrez, siendo nosotros puros peones que mandan por delante…”. Tras la trifulca, a través de Facebook, el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro, pidió nuevamente la renuncia del Fiscal Eduardo Almaguer. “Esto ya es el colmo. Elementos de la Fiscalía General de Jalisco golpearon a los de la Policía de Guadalajara por detener a un sospechoso. Justo cuando pensábamos que no había algo peor que sacar de la cárcel a los criminales que nosotros sacamos de las calles: “Hace unos momentos la comisaría del municipio detuvo a un presunto asaltante, de esos que la Fiscalía de Jalisco deja libres al siguiente día. La cosa es que ahora ni siquiera se esperaron a que estuviera tras las rejas; los estatales atacaron a los policías del municipio para llevárselo. “Una Fiscalía que en lugar de cuidar a los ciudadanos y hacerles justicia, protege a los delincuentes y detiene a los policías cuando cumplen con su trabajo. “Esta ciudad no puede seguir secuestrada. Si ellos no pueden con su parte, que nos dejen hacer la nuestra. ¿Qué más tiene que pasar para que Almaguer presente su renuncia?”. Por su parte, a través de Twitter, la Fiscalía informó de la detención de cuatro elementos de la Policía de Guadalajara vestidos de civiles. Además afirmó que dichos elementos “viajaban en una camioneta con placas borradas, los cuales se negaron a identificarse” y fueron detenidos mientras golpeaban a una persona que viajaba en una motocicleta. Asimismo indicó que “al momento se descarta un robo de tipo ‘conejero’”. De acuerdo con el Artículo 77 del Reglamento Interno de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Guadalajara, los elementos operativos deben portar su uniforme e identificación oficial a menos que sean autorizados por el Comisario a no utilizarlos, bajo su "más estricta responsabilidad". El Artículo 62 de la Ley del Sistema de Seguridad Pública para Jalisco indica que los elementos deben portar identificación oficial y exhibirla al ejercer las funciones propias de su cargo. Liberan a policías municipales Por la mañana, mediante un comunicado, la Policía de Guadalajara informó que los oficiales que fueron retenidos por elementos de la Fiscalía “ya se encuentran en libertad”. Insistió en que los policías actuaron para detener a un presunto asaltante “que se mostró agresivo”, y a pesar de que se identificaron como policías de la sub unidad que forma parte de la Unidad de Información para la Prevención del Delito (UIPD) de la institución tapatía y que mostraron los documentos oficiales para portación de arma, fueron detenidos por los agentes de la Fiscalía. También recalcó que el motociclista “sospechoso de robos tipo ‘conejeros’”, se transportaba en una motocicleta sin placas y sin identificaciones oficiales y acusó a la Fiscalía de obstaculizar el trabajo de los oficiales de Guadalajara. “A pesar de todas las trabas que nos pongan, nosotros vamos a seguir haciendo lo necesario para garantizar la seguridad de los tapatíos”, expuso el Comisario, Salvador Caro Cabrera.