Amparo en mano, delegado de SCT afirma que no huyó del hospital y que su detención fue ilegal

miércoles, 3 de mayo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cinco días después de que fue exhibido en un video saliendo por la puerta trasera de la enfermería de la Fiscalía duranguense, ataviado únicamente con una bata, el delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en Durango, Eduardo Bailey, ofreció hoy una rueda de prensa con un amparo en la mano para dar su versión de lo sucedido. De entrada, negó ser prófugo de la justicia y aseguró que padece de hipertensión, causa por la que fue trasladado al hospital luego de haber sido llevado a la Fiscalía General de Durango. “Yo estaba bajo objeto de mis medicamentos y no encontraba mi ropa, por lo que se decidió que saliera en ese momento” del hospital, dijo, e indicó que no hubo fuga porque no se cumplieron los preceptos para que eso ocurriera y “la detención se hizo el fin de semana largo con toda la intención de que yo no pudiera tramitar un amparo”. Ya con el amparo en la mano, Bailey dijo que sus abogados le informaron que la detención de la que había sido objeto estaba fuera de la ley. Refirió que cada fin de semana va a Nuevo León, por lo que se dijo extrañado de que nadie de ese gobierno haya ido a Durango a intentar detenerlo. “Esta es la primera vez que se me involucra en hechos delictivos, en 35 años de carrera política”, añadió. Además aseguró que no tiene cuentas bancarias en ninguna parte del mundo y que es un hombre “limpio y honesto”. “Tengo una casa que no he acabado de pagar, tengo un par de terrenitos en fincas rústicas. No tengo prestanombres”, afirmó. Incluso, aseguró que sigue siendo el delegado de la SCT en Durango y acusó que su caso “es una cortina de humo para desviar la atención de los verdaderos culpables. Soy un chivo expiatorio de Jaime Rodríguez, El Bronco, que me quiere como trofeo”. El sábado pasado circularon en internet una serie de fotografías y videograbaciones que captaron cuando el político, acusado de defraudar 359 millones de pesos al sistema de seguridad social de los burócratas nuevoleoneses, primero ingresa en camilla al área de atención médica del recinto judicial Durango, y luego huye, auxiliado por varias personas. Quien fuera dirigente estatal del PRI de Nuevo León fue detenido el viernes 28 de abril en Durango, donde se desempeña como delegado federal, por malversación de recursos de la época en que fue director del sistema Isssteleón, entre el 2006 y 2007, en la administración estatal de Natividad González Parás. Con información de El Siglo