Fachada de Torre Pediátrica, cara y de mala calidad; será reconstruida totalmente: Yunes

viernes, 5 de mayo de 2017
XALAPA, Ver. (apro).-Todas las fachadas y algunas estructuras de la Torre Pediátrica del puerto de Veracruz, “obra magna” de la Secretaria de Salud durante el gobierno de Javier Duarte tendrán que ser “repuestas en su totalidad”, pues fueron realizadas con material de mala calidad, mal planeado en su composición arquitectónica y con un riesgo latente para los futuros usuarios de este nosocomio. Los daños que causó a este inmueble sanitario inconcluso el frente frio número 45 que trajo rachas de viento de 90 kilómetros por hora, apenas evidenciaron la deficiencia en la calidad de la obra, dijo el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares. El panista-perredista expresó que la obra presenta además de “daños severos”, un sobreprecio por metro cuadrado, el cual no debería superar los 22 mil pesos por cada cien centímetros cúbicos. Yunes Linares expuso que desde enero pasado se presentaron las denuncias penales ante la Fiscalía General del Estado (FGE) contra quien resulte responsable, desde exservidores públicos, hasta la empresa contratista Gran Marca Proyectos SA de CV. Cristian Hernández, subsecretario de Obras Públicas informó que se tendrán que “demoler” los niveles 9 y 10 de la obra, así como una infraestructura inconclusa para un helipuerto en la azotea, pues no se cumplen los estándares, ni la normatividad necesaria para que los cimientos de la torre soporten una aeronave, pero tampoco los últimos dos niveles. Dicha obra hospitalaria, se venía documentando que tenía una licitación inicial de 142 millones de pesos, de un total de 244 millones a invertir en el 2010. Cuando se acercaba el último año de Duarte de Ochoa se estimaba –según una solicitud de transparencia del periódico digital Crónica de Xalapa- un costo total de 667 millones de pesos, ya contando los sobreprecios y el equipamiento del inmueble. Miguel Ángel Yunes expuso que ya se aseguró la parte posterior de la fachada y se hizo un control de daños para evitar más afectaciones por futuros frentes fríos en lo que se demuelen los dos niveles y se retira el sistema de fachadas el cual, insistió, es de pésima calidad. “Ya hicimos una recisión contractual de la empresa y una valoración estructural con la empresa que nos está llevando a cabo la obra, y ahora a trabajar sobre un hospital clasificación A que sea resistente a todos los fenómenos climáticos, un hospital que cumpla las más altas especificaciones. Es posible recuperar el edificio, no vamos a enterrar más de 300 millones de pesos ya invertidos ahí”, dijo. El jueves pasado, cibernautas y medios de comunicación empezaron a transmitir cómo la torre inconclusa se empezó a desgajar en sus últimos niveles ante los embates de los vientos de 90 kilómetros por hora. Los plafones y pedazos de paredes desde el octavo al onceavo nivel se empezaron a caer de forma abrupta sobre la avenida 20 de noviembre y la calle Iturbide, muy cerca del centro histórico. La obra fue gestionada durante el sexenio de Fidel Herrera, por diputados federales que después fueron secretarios de despacho y alcaldes durante el sexenio de Javier Duarte. Dicha torre siempre fue estandarte de campaña de legisladores y aspirantes a la alcaldía de Veracruz. Sin embargo, a partir de 2015, la obra fue parada por insolvencia financiera y por señalamientos de la Auditoria Superior de la Federación y el Órgano de Fiscalización, de desvió de recursos. Las empresas que tenían concesionada la obra, se quejaron del impago por parte de la Secretaría de Finanzas y Planeación. Apenas hace dos semanas, el secretario de Salud federal, José Narro, y el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares habían recorrido la torre para valorar sus condiciones y reactivar los trabajos de construcción y equipamiento. El jueves, las fuertes ranchas de viento en este municipio costero, desgajaron las paredes de más de tres niveles y provocaron daños a vehículos, viviendas y comercios de la zona. En la planta baja y subterráneo, los obreros lograron amarrar las tarimas de madera que están cerrando el perímetro en la construcción, ya que el viento también las estaba arrojando sobre la carpeta asfáltica. Con los daños ocasionados a la Torre Pediátrica, la Fiscalía General del Estado (FGE) tendrá motivos para continuar con las diligencias contra exsecretarios de salud del gobierno de Duarte: Fernando Benítez Obeso, Juan Antonio Nemi Dib y Pablo Anaya Rivera, a quienes también se les ha acusado de desviar millones de pesos del sector salud. En el caso de Anaya Rivera fue videograbado en acciones de “mapachería electoral” para atraer votos para el PRI con recursos de programas sociales. A Benítez Obeso se le acusa de solapar irregularidades del sindicato del Sector Salud y a Nemi Dib de ser del círculo cercano de Javier Duarte al haber fungido como director del DIF estatal, secretario Particular, secretario de Salud y haber sido secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública.

Comentarios