Recluyen en el penal Neza-Bordo al chofer de la combi que abusó y asesinó a Valeria

lunes, 12 de junio de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) informó que José Octavio “N”, el conductor y propietario de la unidad de transporte público donde fue encontrado el cadáver de Valeria Teresa Gutiérrez Ortiz, el pasado martes 9, fue recluido en el Centro Preventivo y de Readaptación Social de Nezahualcóyotl, conocido como Neza-Bordo. En un comunicado la dependencia detalló que agentes de la FGJEM ingresaron a José Octavio alrededor de las 5 de la mañana de este lunes, luego de aportar elementos suficientes en su contra y en cumplimiento con la orden de aprensión que se tenía desde el pasado sábado de 10. Las diligencias, dijo, permiten establecer que José Octavio abusó sexualmente de la estudiante de secundaria de 11 años, causó su muerte por asfixia, y luego abandonó el cuerpo de la joven y la unidad señalada (con el número económico 278) en las calles de la colonia Benito Juárez, en Nezahualcóyotl, Estado de México. Destacó que pese a la detención del autor material, el caso permanecerá abierto porque existe una denuncia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por la posible negligencia de las autoridades locales por su tardía actuación para localizar a la menor. La PGR detalló que el pasado jueves 8, Valeria Teresa Gutiérrez Ortiz desapareció en una unidad de transporte público de la Ruta 40 –que va de Sor Juana a Rancho Grande– cuando se dirigía a su casa, en el municipio mexiquense de Nezahualcóyotl. La niña de 11 años abordó la “combi” por indicaciones de su padre, quien la instó a usar el transporte para protegerla de la lluvia de esa tarde, ya que él había ido a recogerla en bicicleta a la secundaria donde estudiaba. El padre de Valeria – según informó el diario Reforma– siguió la unidad de la Ruta 40 en su bicicleta, pero metros después la perdió de vista. Fue la última vez que la familia Gutiérrez Ortiz supo de la niña. Por la tarde, Jaqueline Ortiz y familiares presentaron la denuncia ante el Ministerio Público y pidieron ayuda para su localización; sin embargo, según declaraciones de la madre de la niña, la respuesta de las autoridades fue que dejara una foto de la víctima y que esperaran a que les devolvieran la llamada. La búsqueda se inició a las 7 horas del día siguiente. A las 14:30 del viernes 9, agentes de la Fiscalía General de Justicia del estado encontraron la unidad de transporte público en la calle La Zandunga 278, de la colonia Benito Juárez, y en su interior hallaron el cuerpo de Valeria atado de los pies y con el uniforme rasgado. Más tarde confirmó que la adolescente fue abusada sexualmente. La noticia conmovió a los lugareños, por lo que en redes sociales y con el hashtag #Nezaestadeluto, #ValeriaTeresaGutiérrez y #Neza, cientos de cibernautas se manifestaron al respecto. El sábado 10 la Fiscalía informó de la detención de José Octavio, el conductor de 42 años, por su presunta responsabilidad en el hecho. Alrededor de las 6 horas fue presentado al Centro de Justicia del municipio de Cuautitlán Izcalli. Esa misma tarde familiares, amigos y vecinos de la familia se manifestaron frente a la Procuraduría General de Justicia, en el municipio de Nezahualcóyotl, para pedir el esclarecimiento del homicidio, y reiteraron la falta de actuación de las autoridades locales. La CNDH emitió un comunicado de prensa en donde repudió –además de la agresión sexual de la menor– que el conductor trabajara como chofer, pese a contar con denuncias penales por el mismo tipo de abuso en la Ciudad de México. El organismo solicitó a la Fiscalía General de Justicia de la entidad una investigación integral, profesional y exhaustiva, y que el caso no quede en impunidad. “La CNDH reprueba este lamentable hecho y enfatiza que toda agresión y afectación, de cualquier tipo, en contra de las niñas, niños y adolescentes lesiona gravemente el entorno social y no debe quedar impune, recordando la obligación que tienen los tres órdenes de gobierno de garantizar el pleno ejercicio de sus derechos humanos, así como el acceso a una vida libre de violencia, en cualquiera de sus manifestaciones”, puntualizó. Este lunes, los padres de Valeria, acompañados de vecinos y familiares, encabezaron una marcha para exigir se cancele la concesión a la Ruta 40, mientras que las autoridades de la escuela donde estudiaba la víctima le rindieron un homenaje. “Que sea mi hija el ejemplo, que sea mi hija el sendero para que se pueda activar la seguridad en el transporte público”, dijo entre lágrimas Jaqueline Ortiz, madre de la menor.

Comentarios