Pobladores toman el palacio municipal y bloquean el basurero de Alpuyeca

martes, 13 de junio de 2017
XOCHITEPEC, Mor. (apro).- Pobladores de Alpuyeca volvieron a salir a la calle para exigir al gobierno de Graco Ramírez el cierre del basurero y la planta de valorización localizados en las inmediaciones de la Unidad Deportiva Mariano Matamoros y, durante la movilización, tomaron la sede del palacio municipal. Al filo de las ocho de la mañana, los opositores al basurero hicieron sonar las campanas de la iglesia de la comunidad para reunir a la gente. La víspera, en asamblea comunitaria, los pobladores decidieron no enviar a sus hijos a las escuelas, con el objetivo de sumar más gente a la protesta. Un centenar de pobladores, con cartulinas y mantas en repudio al basurero, se reunió en la plaza. Cerca de las nueve de la mañana decidieron caminar rumbo al basurero que, acusaron, pondrá en riesgo con sus lixiviados dos de los ríos más importantes de la entidad, el Apatlaco y Palo Bolero. Al llegar al lugar se encontraron con un contingente de policías del Mando Único ataviados con el equipo antimotines, quienes se desplegaron en cordón de seguridad para impedir que los pobladores cerraran las instalaciones que albergan el basurero y las bandas en las que se realizaría la tarea de separación de desechos. La vocera del movimiento, Yeimi Peña Santillán, demandó al gobierno estatal y al ayuntamiento de Xochitepec respetar la voluntad popular de quienes exigen la cancelación del proyecto de separación e incineración de la basura en las inmediaciones de la cabecera municipal y su comunidad. Igual sostuvo que la comunidad está decidida porque ya conoce la experiencia de la contaminación de manera directa. Y es que Alpuyeca sufrió a lo largo de varias décadas las consecuencias del tiradero a cielo abierto más grande de Morelos, ubicado en Tetlama, a unos kilómetros de esta comunidad, en las inmediaciones de la zona arqueológica de Xochicalco. Ese tiradero, cerrado apenas en los albores del gobierno del panista Marco Antonio Adame Castillo (2006), y luego supuestamente sometido a un proceso de remediación, contaminación que habría desatado una serie de enfermedades entre los menores de la comunidad, señalaron los quejosos. Luego de un breve mitin, los pobladores llevaron a cabo una “clausura” simbólica del lugar, pero impidieron durante varias horas la entrada y salida de camiones con basura. Eso trajo tensión e incluso algunos intercambios de insultos entre policía e inconformes, acciones que no pasaron a mayores. Enseguida, se trasladaron al centro de Xochitepec y se plantaron frente a la presidencia municipal, en donde impidieron la entrada y salida del edificio. Los inconformes exigieron la presencia del alcalde Alberto Sánchez Ortega, para que explicara “por qué ahora apoya el proyecto de la basura”. No obstante, el edil nunca apareció. Justo a las cuatro de la tarde, un grupo de unos 80 granaderos del Mando Único replegó con violencia a los manifestantes a un costado de la puerta del ayuntamiento. Pese a ello, los inconformes se mantuvieron hasta esta tarde en las inmediaciones del palacio de gobierno municipal. La asamblea comunitaria decidió hace 20 días exigirle al gobierno del estado que se lleve “su basurero”. Entonces se estableció como fecha límite el lunes 12; de lo contrario, el pueblo cerraría el lugar e impediría su operación. Llegó la fecha límite y no ocurrió nada, por ello la comunidad llevó a cabo la protesta este martes.