Hace 20 años ya espiaban con 'Octopus” en Campeche; el caso sigue impune   

lunes, 26 de junio de 2017
CAMPECHE, Camp. (apro).- A propósito del caso “Pegasus”, el dirigente estatal de Morena, Manuel Zavala Salazar, recordó el espionaje gubernamental a políticos y periodistas detectado en Campeche en 1998, y cuya denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) y el Congreso de la Unión, “casi 20 años después, sigue durmiendo el sueño de los justos”. En marzo de 1998, como colofón del movimiento de resistencia civil contra el fraude electoral por el que en 1997 el priista Antonio González Curi arrebató la gubernatura a Layda Sansores, entonces candidata independiente del PRD al cargo, ella y sus simpatizantes irrumpieron en un centro de espionaje gubernamental que operaba clandestinamente en una casa de la calle 61, en pleno centro de la ciudad. [caption id="attachment_492567" align="alignnone" width="1200"]Tuit de Layda Sansores sobre "Octupus" Tuit de Layda Sansores sobre "Octupus"[/caption] Así, los laydistas y periodistas que cubrían la acción sorprendieron en flagrancia a los tres espías que se encontraban en ese momento en el sitio, casualmente sus principales operadores. El primero, responsable del sitio, Valente Quintana, es hijo del investigador del mismo nombre, quien tuvo a su cargo el esclarecimiento del asesinato de Álvaro Obregón; el segundo, José Antonio del Río, hijastro del extinto exjefe policiaco Mario Mena Hurtado y el último, suegro de Cruz Manuel Alfaro Isaac, quien era secretario de gobierno en el sexenio del exgobernador Jorge Salomón Azar García. En el lugar, se encontraron además los equipos de espionaje, entre ellas una máquina Octopus, con capacidad para intervenir simultáneamente tres mil líneas telefónicas, así como toda la documentación referente a su compra e importación, características técnicas y especificaciones del fabricante: la compañía israelita Tandu. Asimismo, se encontraron miles de cientos de cintas con las conversaciones y sus respectivas transcripciones, la mayoría de ellas de Layda Sansores, sus allegados y periodistas incómodos para el régimen. Igualmente, las nóminas y organigramas del personal del centro de espionaje y hasta el manual de operaciones del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), que se encargó de capacitar a los espías. Proceso dio cuenta de esto en su momento. De acuerdo con la documentación encontrada ahí, el sitio fue montado y los equipos adquiridos por el gobierno del estado durante la administración de Azar García, pero el de su sucesor González Curi lo siguió financiando. Aunque fueron más de ocho mil las evidencias que se presentaron junto con la denuncia que fue ampliada y ratificada en varias ocasiones por Layda Sansores, quien se ha negado a dejar morir la investigación, ésta no ha prosperado. Hoy, en conferencia de prensa, Zavala Salazar comentó que “hablar de espionaje telefónico, es hablar de cosas serias y de fondo en este país”. No obstante, destacó que “para Campeche no es nada nuevo el espionaje. A 20 años de una lucha de resistencia civil, el 3 de marzo de 1998 la licenciada Layda Sansores descubrió en flagrancia a un equipo de operadores con un aparato de coincidencia israelí “Octopus” y que está comprobado dentro del peritaje de la PGR que era un aparato para intervenir hasta tres mil llamadas por segundo”. Recordó que en esa ocasión, “se encontraron versiones estenográficas y pólizas de cheques del gobierno del estado, es decir, el gobierno priista acostumbra espiar y lejos de utilizar los recursos públicos para garantizar, salvaguardar la paz y tranquilidad de los campechanos terminan recurriendo a estrategias fascistas y perversas para espiar la vida personal y para perseguir a los opositores”. E instó a la PGR a retomar en esta ocasión el expediente 72/AP/ Campeche, en donde están documentadas más de siete mil 300 pruebas sobre el descubrimiento de “Octopus” de procedencia israelí. Según Zavala Salazar, dos israelitas mediante un intermediario llamado Samuel Weinberg se entrevistaron con el exsecretario de gobierno Juan Manuel Alfaro Isaac, del gobierno de Salomón Azar García. Por último, instó al gobierno estatal a que aclare la contratación y uso de este tipo de softwares de espionaje pues en las revelaciones de compra se ha mencionado a Campeche.