Exigen a la PGJ de Michoacán deslindar responsabilidades en ataque contra normalistas de Tiripetío

jueves, 29 de junio de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz) y el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria exigieron a la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Michoacán que realice las diligencias correspondientes para deslindar responsabilidades en el ataque contra estudiantes de la Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga” de Tiripetío, el pasado miércoles 21. En un comunicado conjunto precisaron que Gael Solorio Cruz, de 22 años de edad, herido de gravedad a causa de una bala que atravesó su mejilla izquierda y que aún se encuentra incrustada en su cuerpo, despertó de un estado de coma inducido. Detallaron que de acuerdo con las entrevistas, documentos, diligencias y datos recabados, además de los videos y fotografías que tomaron los mismos estudiantes y vecinos, elementos de la policía estatal y del Grupo de Operaciones Especiales accionaron armas de fuego de forma directa contra los normalistas que se manifestaban en Tiripetío para solicitar el pago de sus becas. “Con ello se atentó de forma evidente e intencionada contra la integridad y vidas de los normalistas”, puntualizaron. Además, señalaron, la familia de Gael ha sido excluida por el personal médico del lugar donde se encuentra hospitalizado. Y bajo el esquema de “el que paga manda”, los médicos han otorgado prioritariamente la información a funcionarios de la Secretaría de Educación Pública del estado de Michoacán, “revictimizando a la familia al violentar su derecho a recibir la información de manera directa, inmediata, adecuada y comprensible”. Las organizaciones demandaron que de manera urgente se dé a la familia una valoración médica confiable sobre el estado de salud de Gael, ya que las actitudes del personal médico que hasta ahora lo han atendido “generan desconfianza sobre su objetividad e independencia en la determinación del diagnóstico y pronóstico de salud del joven normalista”. Es necesario un estudio médico autónomo hecho por especialistas en cirugía maxilofacial, neurología, neurocirugía y en rehabilitación, para asegurar la vida de Gael y prevenir secuelas irreparables, añadieron. De igual manera, mencionaron que la atención otorgada a la familia del normalista herido, por parte de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas de Michoacán, se presentó hasta cuatro días después de los hechos, y su actividad se realizó con desatención a las obligaciones estipuladas en la nueva Ley General de Víctimas, por lo que se puede considerar, además de tardía, improvisada e insuficiente. “Es urgente que la Procuraduría General de Justicia del estado de Michoacán realice las diligencias correspondientes para el deslinde de responsabilidades respecto de los perpetradores y los autores intelectuales de la gravísima agresión contra Gael y los normalistas de Tiripetío”, apuntaron. Y manifestaron la pertinencia de preservar la bala ahora incrustada en el cuello del estudiante “como evidencia crucial de la acción ilegal y desmedida de agentes del Estado, lo que permitirá alcanzar la verdad de los hechos, dictar las sanciones correspondientes y procurar justicia”. Según las organizaciones, el ataque contra Gael Solorio Cruz “es un intento de ejecución extrajudicial que evidencia una tendencia, también en gobiernos locales, de criminalizar la protesta social y hacer uso excesivo y brutal de la fuerza para diluir la organización social y las justas demandas que enarbolan los normalistas de Tiripetío”. Por lo tanto, exigieron al Estado, en todos sus niveles, que cumpla con sus responsabilidades y obligaciones y genere los mecanismos necesarios para atender las necesidades de Gael, su familia y sus compañeros normalistas.

Comentarios