Opositores a ampliación de la vía La Pera-Cuautla marchan para exigir permisos ambientales

jueves, 29 de junio de 2017
CUERNAVACA, Mor. (apro).- Unos 200 pobladores de Tepoztlán que se oponen a la ampliación de la Autopista La Pera-Cuautla realizaron una caravana de Tepoztlán a la delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y una marcha al Palacio de Gobierno, para demandar que los gobiernos federal y estatal exhiban los permisos y la Manifestación de Impacto Ambiental para realizar la obra. A pesar de la lluvia matutina, los tepoztecos realizaron un acto simbólico en las instalaciones de la SCT, en la entrada norte de Cuernavaca, y luego avanzaron en vehículos hasta la iglesia de Tlaltenango, de donde marcharon hasta la Plaza de Armas. Al llegar, decidieron ingresar a entregar un documento para emplazar un diálogo al gobierno del estado, sin embargo, los guardias de seguridad cerraron los accesos y acusaron a los manifestantes de tomar el Palacio. En ese momento, a la movilización se habían sumado organizaciones sociales e incluso el poeta Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, así como Pietro Ameglio, de Servicio Paz y Justicia México, que acudieron “testigos de calidad”, invitados por la organización Frentes Unidos en Defensa de Tepoztlán. Comenzó entonces un jaloneo entre los manifestantes y funcionarios del gobierno, los primeros para entrar y los segundos por impedirlo. Varios funcionarios pidieron que entregaran en la puerta el documento, lo que los inconformes se negaron a hacer. Finalmente, una comisión de cinco ingresó a entregar el documento a la Oficialía de Partes. No obstante, los tepoztecos exigieron la presencia del secretario de Gobierno, Matías Quiroz Medina, para iniciar un diálogo, pero sólo fueron atendidos en las puertas de Palacio de Gobierno por funcionarios menores, quienes se comprometieron a que el próximo lunes, a las 9 de la mañana, se abrirá una mesa de diálogo en la que participará Quiroz Medina y en la que se abordará el tema de los permisos. El compromiso incluyó la promesa de que el diálogo será abierto a los medios de comunicación. El movimiento en Tepoztlán inició desde hace cuatro años, cuando el gobierno de Graco Ramírez anunció el proyecto de ampliar a cuatro carriles la Autopista La Pera-Cuautla, que conecta la autopista México-Cuernavaca con Cuautla, y recorre las tierras de Tepoztlán y Yautepec. La obra ha avanzado desde Cuautla hasta el poblado de Oacalco, pero ahí se detuvo por la oposición de los tepoztecos, quienes combatieron la decisión jurídicamente y con acciones de resistencia civil. Luego de conseguir varias suspensiones provisionales, la última se venció en octubre pasado, lo que provocó que el 18 de mayo, la empresa constructora aprovechó para llevar a cabo una operación de tala de casi dos mil árboles, lo que generó que los opositores llevaran a cabo un plantón en el acceso de la comunidad. Una semana después, grupos porriles de choque, patrocinados por los empresarios materialistas y camioneros del municipio, organizaron el desalojo del plantón, en el que también participaron policías del Mando Único. Los pobladores trasladaron el plantón al Palacio Municipal, donde obligaron a las autoridades municipales y estatales el compromiso de presentar los documentos que demuestran el permiso de construcción y la Manifestación de Impacto Ambiental. En respuesta, el gobierno federal entregó cuatro cajas de archivo muerto, con documentos que fueron revisados por especialistas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), quienes confirmaron que con éstos no se demostraba que estaba en regla el permiso. Los opositores emplazaron para que en 72 horas se instalara una mesa de diálogo, pero han pasado tres semanas y mientras tanto, las obras reiniciaron y continúan a marchas forzadas. Por ello decidieron hacer esta acción, y lograron la promesa de que habrá una mesa de diálogo para exigir a las autoridades que se detenga la obra.