Periodistas de Guerrero exigen a Astudillo garantías de seguridad

lunes, 5 de junio de 2017
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Un grupo de reporteros de esta capital protestó durante un acto público del gobernador Héctor Astudillo Flores para exigir garantías de seguridad en el desempeño de su oficio periodístico en la entidad. También pidió justicia por los colegas asesinados y la comunicadora y activista indígena Marcela de Jesús Natalia, quien en días pasados sufrió un atentado. En respuesta, la presidenta del DIF estatal y esposa del gobernador, Mercedes Calvo Elizundia, amenazó a los manifestantes, y sin especificar nada soltó: "Acuérdense que esto no empezó ahorita y acuérdense que tienen papás". El mandatario estatal prefirió suspender su discurso y se limitó a decir que comparte la exigencia de justicia ante la situación de impunidad y violencia que se vive en la entidad, donde la sociedad vive asfixiada por los niveles críticos de incidencia delictiva. Astudillo se retiró de la explanada central de la sede del Poder Ejecutivo donde se realizaba el acto oficial. Cerca de las 9 horas un grupo de reporteros desplegó mantas y lonas con mensajes en los que exigían justicia y garantías básicas para desempeñar la labor periodística en la entidad, donde grupos delincuenciales y la clase política se han convertido en los principales factores de censura y agresión a la libertad de expresión. Los inconformes demandaron que se investigue a fondo la reciente agresión contra la comunicadora indígena Marcela de Jesús, quien fue atacada a tiros el sábado 3 en Ometepec cuando salía de la estación de radio pública del sistema estatal denominado Radio y Television de Guerrero (RTG). Actualmente, la mujer y activista amuzga se encuentra en un hospital privado en el puerto de Acapulco porque los nosocomios estatales no tienen la capacidad para atender lesiones cerebrales provocadas por proyectil de arma de fuego. Los periodistas también reprocharon la ausencia de resultados en los crímenes de los reporteros Cecilio Pineda Birto y Francisco Pacheco Beltrán, registrados durante la administración de Astudillo. Además, denunciaron que en los últimos días, funcionarios estatales y policías federales impidieron de manera agresiva la labor periodística de las reporteras María Avilés y Jésica Torres, ambas del periódico ‘El Sur’. Los reporteros reprocharon que en la propuesta del mecanismo de protección a periodistas y defensores de derechos humanos que impulsa Astudillo, con un sector a modo del gremio periodístico, no se contempla el tema de transparencia en la publicidad oficial. El manejo discrecional de estos recursos públicos se considera como una estrategia gubernamental de censura sutil y mecanismo de cooptación de medios de comunicación, recordaron. Y señalaron que a la fecha no ha sido reparado el daño a los siete reporteros que fueron asaltados por un grupo armado en las inmediaciones del municipio de Acapetlahuaya.