Presunto asesino de la niña Joana alega inocencia; juez suspende audiencia de imputación

miércoles, 30 de agosto de 2017
CELAYA, Gto., (apro).- Un juez de oralidad penal extendió hasta el viernes la audiencia para formular la imputación en contra del presunto asesino de la niña Joana Lizbeth Cosío, debido a que la defensora sostuvo que éste permaneció encerrado en una celda de la Policía Municipal el día y a la hora en que habría sido asesinada la pequeña de seis años. Mientras la audiencia ocurría en una sala de oralidad penal de Celaya, en el Templo de la Sagrada Familia se rezaba ante el féretro de la pequeña que fue raptada y asesinada el viernes por la noche. Se rezaba y se exigía justicia. Ángel Jesús Ramírez, alias Babalú o El Copetes compareció ante un juez de oralidad penal en audiencia de imputación, acompañado de una defensora de oficio. El hombre lució varios golpes en la cara y raspones en los brazos, mismos que presuntamente le causó un tío de Joana Lizbeth, quien junto con otros vecinos de la colonia Juan Pablo II retuvieron al sujeto al considerarlo sospechoso y lo entregaron a la Policía Municipal. Esto ocurrió la noche del viernes 25, horas después de la desaparición de la niña Joana cuando ella había acudido a un local de videojuegos o ‘maquinitas’ ubicado a la vuelta de su casa. Entre el viernes y hasta el lunes, la Procuraduría de Justicia recabó datos de prueba que expuso ante el juez, mismo que dictó la orden de aprehensión en contra de Ángel Jesús, quien hasta el lunes estuvo en los separos municipales. Sin embargo, en la audiencia la defensora del inculpado alegó que, según los datos contenidos en el informe de la autopsia sobre el momento en que Joana fue asesinada, el hombre se encontraba ya dentro de las celdas municipales. El informe refiere que la niña falleció entre la medianoche del viernes 25 y la una de la mañana del sábado 26. Con base en estos datos, la defensora de Ángel Jesús pidió la duplicidad del término constitucional para recabar varias pruebas con las que pretende demostrar su inocencia, entre éstas, las declaraciones del responsable de la autopsia, dos agentes de la Procuraduría que entrevistaron a los testigos y cuatro policías municipales que estaban de turno cuando el hombre estuvo en los separos. El juez ordenó extender el plazo hasta el viernes –un día más del término- e instruyó a la Fiscalía a pedir un informe del Director de Policía sobre el lapso en que “El Copetes” estuvo en barandilla y si en algún momento abandonó la misma. El juez también pidió detalles sobre la declaración que el inculpado rindió el sábado por la noche, de acuerdo a lo consignado en la carpeta. Ángel Jesús permanecerá, mientras tanto, en prisión preventiva y recibirá atención médica, por instrucciones del juez. Justicia a Joana Mientras tanto, en el templo de la Sagrada Familia en esta misma ciudad, se reunían los vecinos, familiares y amigos de los Colín Olalde alrededor del féretro blanco con los restos de Joana Lizbeth, el cual fue cargado por cuatro mujeres que lo colocaron ante el altar. Varios de los presentes levantaban cartulinas en color rosa con letreros y fotografías de la niña. “Justicia, justicia, justicia por Joana” y “Te extrañaremos Joana”, decía en algunas. Camino al Panteón Sur, el cortejo se perdía entre los numerosos globos blancos que fueron soltados al aire una vez que la niña fue sepultada. “¡Justicia, justicia, justicia!”, gritaron una y otra vez.

Comentarios