Reclaman a Gali tardanza y desorganización en ayuda a damnificados en Puebla

miércoles, 20 de septiembre de 2017
METEPEC, Pue. (apro).- Habitantes de esta localidad y voluntarios increparon al gobernador panista Antonio Gali Fayad debido a que se administración no ha organizado la ayuda que cientos de voluntarios han llevado a las poblaciones afectadas por el sismo de ayer martes. Igual, una mujer le reclamó que los vendedores ambulantes que resultaron afectados hasta esta tarde no habían recibido algún tipo de ayuda. Gali trató de poner atención a los reclamos, pero el senador panista Javier Lozano Alarcón prácticamente lo jaló para librarlo de la incómoda situación. A su llegada a la población, un hombre que dijo ser maestro reclamó a Gali que su gobierno no tomara el liderazgo para organizar la ayuda a los damnificados, en lo cual, aseguró, ha imperado el desorden. Y es que, explicó, decenas de vehículos de ciudadanos con alimentos, agua, ropa y productos de limpieza eran enviados de una población a otra, sin que hubiera una autoridad que precisara en dónde hacía falta. “Eso es lo que necesitamos: organización, que las autoridades estatal, federal y municipal se organicen, que vengan, qué padre pero lo que necesitamos es organización”, reclamó. “La sociedad debe organizarse", respondió Gali, mientras que el maestro le insistió en que era el gobierno el que tenía que tomar el liderazgo para poner orden en la ayuda. En otras poblaciones se pudo observar la misma situación, como fue el caso de Atlixco y Atzala, donde los voluntarios llegaban en autos particulares con cargamentos de donaciones y se encontraban con que en esos lugares ya había llegado ayuda suficiente y no sabían hacia dónde canalizarla. Un joven procedente de Puebla explicó a esta reportera que traía un cargamento de agua y alimentos que había recolectado en su colonia para traerla a Atlixco, pero en el centro de acopio de esa localidad otra voluntaria le dijo que mejor la llevara a Mepetec, porque allá hacía más falta, y al llegar a ese punto lo enviaron a otro pueblo. “Sabemos que hay pueblos donde no ha llegado ayuda, y quisiéramos llevarles esto, pero nadie nos informa dónde”, explicó. La escena se repetía porque cientos de ciudadanos de Puebla, capital, y de entidades vecinas condujeron sus vehículos con cargamentos de donaciones a las poblaciones que, a través de los medios de comunicación, se enteraron que resultaron afectadas por el sismo. Incluso, esto generó congestionamientos en carreteras vecinales. Los tripulantes de un camión de carga que llegó de Palmarito Tochapan a Atzala, pidió a todos los habitantes que se formaran para entregarles despensas. “Yo vine al velorio, no soy de aquí”, aclaró una mujer a los organizadores del reparto. “No le hace, usted fórmese para darle", le dijo un joven. El tractocamión portaba una manta que decía: ¡¡Palmarito Tochapan!! Apoyando a sus hermanos de la cd. de Puebla”. Igual, en las calles se podía encontrar a decenas de jóvenes universitarios voluntarios que de pronto ya no sabían qué hacer. “Venimos a ofrecerle que si quiere que revisemos su casa para ver si no tiene daños", dice un joven a una habitante de Atzala. “Acaban de venir ya unos muchachos y lo hicieron, pero si quiere volver a pasar”, responde la mujer. Entrevistado en Atzala, Gali Fayad informó que hasta ahora se han contabilizado mil 700 viviendas y 230 escuelas dañadas, cuando se lleva un avance de 40 ciento en la evaluación de los daños. En esa localidad, cercana a Izúcar de Matamoros, fue donde se registró el mayor número de víctimas mortales en esta entidad, luego de que 12 personas fallecieron al colapsar por completo el techo del templo de Santiago Apóstol. Dos familias se habían congregado ese día para celebrar el bautizo de Elideth, una niña de sólo dos meses de nacida. Este día se llevó a cabo el sepelio de 11 de las víctimas, entre ellas cuatro niños, incluida Elideth. Otro habitante fallecido fue velado en Chietla. El sacerdote Néstor Cuatle, así como otras cuatro personas, entre las cuales se encuentra el padre de la recién nacida, lograron sobrevivir. Reynalda Reyes, familiar de las víctimas, dijo que el gobernador Gali acudió al velorio para darles el pésame y ofrecerles apoyo, aunque no les precisó en qué consistirá la ayuda que entregará su administración.

Comentarios