EU deporta a México a "El Cubano", ligado a la masacre de Allende, Coahuila

miércoles, 6 de septiembre de 2017
SALTILLO, Coah. (apro).- El gobierno de Donald Trump deportó a Juan Rafael Arredondo Oviedo, El Cubano, presunto responsable de al menos 80 muertes en el caso de Allende, quien quedó internado en el Centro Penitenciario de la ciudad de Piedras Negras. La Procuraduría de Justicia de Coahuila informó que Arredondo Oviedo se encontraba detenido en Chicago, Illinois, a donde huyó después de participar en la masacre de Allende. En una corte de Inmigración de Chicago solicitó ser testigo protegido por haber pertenecido a los Zetas y temía que si lo regresaba a México lo matarían. El gobierno de Estados Unidos deportó a El Cubano por el Puente Internacional Lincoln-Juárez que une las ciudades de Laredo, Texas, y Nuevo Laredo, Tamaulipas, y fue puesto a disposición de las autoridades mexicanas. Posterior a la entrega, el detenido fue trasladado al centro penitenciario de la ciudad de Piedras Negras, para internarlo en el Centro Penitenciario. La Procuraduría estatal lo acusa por el delito de secuestro agravado y secuestro calificado por el Caso Allende, donde participó en la privación de la libertad y asesinato de decenas de personas. Los crímenes que refiere El Cubano contradicen la “verdad histórica” que presentó el Procurador Homero Ramos Gloria, quien asegura que sólo existen 28 muertos y desaparecidos por el caso Allende. “Arredondo Oviedo participó en los hechos del mes de marzo de 2011 en la ciudad de Allende, Coahuila, privando de la libertad a diversas personas para llevarlas al Rancho de los Garza, ubicado en carretera Allende-Villa Unión”, señaló un comunicado de la Procuraduría. Las investigaciones realizadas por la Subprocuraduría de Personas Desaparecidas del Estado de Coahuila, precisan que Juan Rafael Arredondo Oviedo es responsable de privar de la libertad, junto con policías municipales, a diversas personas que fueron trasladadas al Rancho Los Garza en patrullas oficiales y camionetas particulares. Uno de los Zetas detenidos, José Alfredo Jiménez, El Pájaro, narró en sus declaraciones ministeriales que el Comandante Pala, el Flacamán, el Canelo, el Cubano y él amarraron con arnés conocidos como “colas de rata” a tres familiares de Luis Garza Gaytán y a dos de sus trabajadores. Después se fue a cargar gasolina para el vehículo. Cuando regresó se dio cuenta “que ya habían llevado a otras personas que incluían a familiares y trabajadores”, entre ellos “cuatro mujeres, las cuales eran señoras grandes, pero no podría decir sus edades”. También a “dos niños de entre tres y cuatro años, varios chavos jóvenes de entre 13 y 18 años más o menos y también a varios hombres que eran de entre 30 a 55 años de edad”. Tras catear las viviendas durante varias horas, los pistoleros se llevaron a unas nueve familias que tenían el apellido Garza, eran más de 80 personas. Las subieron a las camionetas y a las patrullas y tomaron con rumbo a Villa Unión. En el kilómetro 7.5 entraron en un pequeño camino vecinal que conduce al rancho de los Garza. Después de bajar a sus víctimas los condujeron a la bodega donde estaba el forraje para el ganado. Al caer la noche se retiraron del poblado, pero al siguiente día regresaron por otros. En los siguientes días continuaron buscando personas con apellidos Garza, Gaytán y Moreno. En total privaron de su libertad a unos 200 habitantes de Allende, Nava y otros municipios de la Región. En Piedras negras la noche del 18 de marzo del 2011 capturaron a 40 hombres, mujeres y niños que asesinaron con el tiro de gracias en la cabeza, en un apartado terreno de la zona conocida como Pico del Águila. Otros más fueron “levantados” en Monclova, Sabinas y la región carbonífera. Según el alcalde de Allende, fueron más de 300 personas las que desaparecieron y asesinaron en Allende, Nava, Piedras Negras y el Norte de Coahuila.

Comentarios